¿Emprender un nuevo proyecto en un periodo de crisis?

Consejos para reorientar un negocio o emprender en tiempo de crisis.

emprender crisis

Los últimos datos de empleo de nuestro país son desalentadores. El desempleo en el mes de agosto ha aumentado en 29.780 personas y, aunque el número de afiliados ha aumentado en 6.822 nuevos cotizantes, las previsiones son negativas. Y es que el último día del mes de agosto la afiliación cayó en 71.423 cotizantes, mientras que en el mismo día de 2019 fue de 30.728 personas.

Por su parte, el colectivo de los autónomos tampoco refleja buenos datos. Muchos negocios han cerrado de forma definitiva tras el confinamiento, otros aún no han podido retomar su actividad y, aunque en agosto se han sumado 402 trabajadores por cuenta propia, según informan desde la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), se estima que los datos sean peores, ya que los autónomos normalmente se dan de baja de su actividad en el último día de mes. Desde la asociación, además, denuncian que más de 250.00 autónomos están en una situación precaria: no han podido retomar sus negocios y no han recibido la prestación por cese de actividad.

Ante este panorama laboral, ¿es posible plantearse emprender un nuevo negocio? ¿Es un buen momento para invertir en un nuevo proyecto? ¿Puede remontar una pequeña empresa? “Mira te voy a contar un secreto: las que tienen una mayor capacidad de decisión son las pymes”. Así de contundente se muestra César Rivero, CEO de CDM Inversiones, fundador de la escuela Inversores Inteligentes y Co-Fundador de Viflip. Rivero se refiere a que las pymes tienen una gran ventaja con respecto a las grandes empresas a la hora de modificar una estructura de un negocio. Y es la inmediatez. Según este experto, ahora mismo las empresas que van a sobrevivir a la crisis “son las que más rápido se adapten a los nuevos tiempos. Así que deben de coger esa ventaja competitiva y aprovecharla, no tener miedo a hacer cambios”. Esta posibilidad de cambiar un modelo de negocio o reorientarlo es más ágil en una empresa pequeña, y deben sacar partido de ello.

Pymes: adaptarse a la nueva realidad

Para ello, lo fundamental es adaptarse a las nuevas circunstancias. Son muchos los retos y dificultades a los que se exponen las pequeñas empresas en un momento como este. Pero tiene opciones de supervivencia si saben transformar su negocio a la actualidad. Ampliar servicios u ofrecer otros nuevos que se demanden, o, incluso “hacer una restructuración de su modelo de negocio”.

En función del tipo de sector, la empresa debe modificar lo que sea necesario para poder adaptarse a la situación actual. Por ejemplo, tal y como señala Rivero, si una empresa se dedica a vender telas o a confección de ropa, pueden reorientar el negocio a fabricar mascarillas. Las escuelas ofrecer cursos online, las tiendas físicas crear un comercio electrónico, etc. En definitiva, buscar la oportunidad para poder sobrevivir a esta crisis, ofreciendo lo que se demanda.

Lo que ha venido para quedarse es el mundo online”, subraya el CEO de CDM Inversiones. Y es que si hay algo que une a todo tipo de empresas y que se ha acentuado con la crisis por el coronavirus, es que la transformación digital es obligatoria. Todas las empresas, por pequeñas que sean, deben tener presencia online.

¿Por qué emprender ahora mismo un nuevo negocio?

Una crisis “es el mejor momento para encontrar nuevas oportunidades porque hay nuevas necesidades por cubrir”, tal y como afirma César Rivero. De hecho, “crisis” en chino es oportunidad. Por ello, puede ser un gran momento para emprender un negocio. Solo hay que buscar el nicho de mercado oportunidad en este momento ofrecer el producto o servicio que se demande. Por ejemplo, empresas de desinfección de espacios van a convertirse en imprescindibles. “En general, todas las empresas que tienen algo que ver con esta nueva normalidad, estas nuevas medidas que tenemos que adaptar”, según expone Rivero. Y es que no todos los sectores están en crisis, algunas empresas están sacando partido de la situación. Una vez más, la razón reside en que ofrecen lo que se demanda.

En caso de tener ya un negocio en marcha, pero estar sufriendo las consecuencias de la pandemia, con la pérdida de facturación y clientes, también se puede plantear una reorientación de la actividad. En este sentido, también buscar las oportunidades es fundamental, pero también aprovechar los recursos y estructura de la empresa para poder ofrecer un producto o servicio diferente. Es decir, una empresa de tecnología no puede empezar a fabricar geles hidroalcohólicos, pero sí ofrecer soluciones para implantar el teletrabajo, por ejemplo. Se trata, por tanto, de estudiar las oportunidades y adaptarlas al sector y tipo de empresa.

Los próximos meses se plantean cruciales en el ámbito laboral y económico, y los profesionales autónomos y las empresas deben reinventarse para adaptarse a las nuevas necesidades.

Normas
Entra en El País para participar