De Meo reorganiza Renault en cuatro divisiones: "Necesita cambiar su modo de juego"

El grupo automovilístico francés tendrá ahora cuatro divisiones bajos sus marcas: Renault, Dacia, Alpine y Nueva Movilidad

Luca de Meo, consejero delegado de Renault, en la junta general de accionistas del grupo, el pasado 19 de junio.
Luca de Meo, consejero delegado de Renault, en la junta general de accionistas del grupo, el pasado 19 de junio.

El grupo Renault ha anunciado este jueves una nueva estructura de negocio para crear una organización más simple y orientada a los resultados. Este es el primer movimiento de Luca de Meo al frente del consorcio automovilístico francés, que ahora tendrá cuatro divisiones: Renault, Dacia, Alpine y Nueva Movilidad.

Según ha explicado la compañía en un comunicado, cada marca tendrá ahora una organización autónoma, con el fin de reforzar la cohesión, motivación y sentido de pertenencia de los equipos.

Esta nueva orientación organizativa supone que cada unidad de negocio estará liderada por un directivo. El consejero delegado del grupo, Luca de Meo, estará al frente de Renault, mientras que el vicepresidente de Regiones, Ventas y Marketing, Denis Le Vot, capitaneará Dacia.

Por su parte, el director general de Renault Sport Racing, Cyril Abiteboul, liderará Alpine, al tiempo que la consejera delegada adjunta y directora financiera del grupo, Clotilde Delbos, asumirá la dirección de Nueva Movilidad.

De Meo, que cogió los mandos del grupo galo en julio para sacarlo de los números rojos tras casi un lustro como presidente de Seat, ha señalado que la multinacional necesita cambiar su "modo de juego" y pasar de una búsqueda de volúmenes a una búsqueda de valor y rentabilidad.

"La organización en torno a cuatro marcas fuertes y a grandes funciones transversales permitirá trabajar de manera más simple, más orientada hacia los mercados y clientes, con un espíritu de equipo que permita conseguir el mejor resultado posible", ha subrayado el italiano.

Renault comunicó a finales de mayo un recorte de plantilla de 14.600 personas en tres años, que no afectará a las plantas de Valladolid (2), Palencia y Sevilla, con el objetivo de ahorrar 2.000 millones de euros en costes y volver a un crecimiento rentable y sostenible.

Normas
Entra en El País para participar