Ford presentará un nuevo ERTE en Almussafes

Afectará tanto a la planta de vehículos como a la de motores

ERTE Ford Almussafes

La dirección de Ford Almussafes ha planteado a los sindicatos la aplicación de un nuevo Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) hasta final de año ante la menor demanda, según ha adelantado La Tribuna de Automoción y ha podido confirmar CincoDías.

La planta valenciana volvió el lunes a la producción tras el parón vacacional con 200 trabajadores menos acordados en el ERE de extinción firmado antes de verano y con la incertidumbre de cómo puede afectar la pandemia a la fabricación.

Durante la reunión de este viernes, Ford no ha concretado a los sindicatos qué días entraría en vigor el ERTE ni qué descenso de producción se propone la empresa. Se ha constituido la comisión negociadora del expediente, que se reunirá por primera el lunes, cuando los sindicatos esperan disponer de más detalles.

El presidente del comité de empresa y representante de UGT en la factoría, Carlos Faubel, ya avanzó a este diario que se temía que se tuviera que negociar otro ERTE ante las dudas que está generando el Covid-19 en las ventas de automóviles.

Sin embargo, fuentes de la empresa señalaron a Efe el lunes que la actividad se retomó con "total normalidad" y con el "mismo rigor, protocolo y exigencia dentro de la planta" por la pandemia que antes, e incidieron en que era "prematuro" hablar y "hacer especulaciones" de cómo puede afectar la situación a la producción.

Empresa y sindicatos firmaron un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción a finales de mayo por la bajada de la producción en 100 coches diarios, pasando de 1.740 a 1.640 unidades, y que se planteó antes del estado de alarma. Antes del 31 de octubre, deberán salir de la factoría otros 150 empleados de manera voluntaria, mientras que el regreso al trabajo con menos plantilla también ha supuesto movimientos internos y reorganización del trabajo.

En 2019, Almussafes sufrió cuatro ERTE y recibió la mala noticia de que dejará de fabricar los motores Ecoboost de 2.0 y 2.3 litros, después de que Ford decidiera que la nueva generación de estos propulsores se producirá en Norteamérica a partir de 2022. De momento, la compañía no ha planteado ninguna alternativa para suplir dicha falta y quedan en peligro 980 empleos.

Normas
Entra en El País para participar