Turrones Pablo Garrigós Ibáñez, el jijona favorito de los paladares más exigentes

Está posicionada como marca gourmet en los escaparates más selectos de España y de los países adonde exporta

Turrón de Jijona Pablo Garrigós
Turrón de Jijona, la estrella de la casa. Pablo Garrigós Ibáñez

Como fabricante de turrones y dulces, a Pablo Garrigós Ibáñez le ha guiado siempre el mismo propósito: elaborar un producto totalmente artesano y de una calidad capaz de satisfacer a los gourmets más exigentes. Dejó la empresa familiar para fundar la propia hace más de tres décadas, llevándose las recetas y la tradición de tres generaciones de maestros turroneros.

Hoy, sus hijas Henedina y Débora, la cuarta generación, están al frente del negocio, aunque el fundador no acaba de retirarse. A sus 67 años, conserva la vitalidad y el entusiasmo que le mantienen activo: “Estoy jubilado solo a medias”, comenta.

Las claves del éxito de esta empresa familiar alicantina son, por un lado, la esmerada selección de los ingredientes que utiliza para elaborar sus productos: almendra marcona de la cuenca mediterránea y mieles de azahar de los naranjos valencianos y de romero silvestre de las montañas levantinas; y, por otro lado, seguir el mismo procedimiento que emplearon sus antepasados durante muchos años: el tueste en su punto de la almendra, el tiempo exacto de cocción de la masa y el reposo necesario.

“Con buena materia prima, elaboración artesanal y un buen maestro turronero, el resultado es un buen producto”, destaca Pablo Garrigós. El objetivo está claro: ofrecer, probablemente, el mejor turrón del mundo.

Estamos muy orgullosos de tener clientes fieles a nuestra marca en Hong Kong, Australia o Vietnam, donde el turrón es un dulce poco conocido

Pablo Garrigós, fundador de turrones Pablo Garrigós Ibáñez

Para que no solo sea un producto de alta gama, sino que se perciba como tal, Turrones Pablo Garrigós no solo cuida la materia prima, también presta especial atención a la presentación.

“Cuidamos al máximo el packaging, con cajas de madera acabadas con un lazo y selladas en lacre dorado una a una. Son pequeñas joyas artesanas, fruto de un mimado proceso de elaboración que conquista a los más exigentes. Son también un regalo perfecto por su carácter exclusivo”, afirma Henedina Garrigós, directora de exportación.

No es que lo digan ellos, la realidad es que desde Jijona, la cuna del turrón, Pablo Garrigós ha conseguido posicionarse como marca gourmet en los escaparates más selectos de España y también del extranjero; la marca está cada vez más consolidada en el mercado. Los aeropuertos son otro punto de venta importante para la empresa, si bien, la reducción del tránsito de turistas originada por el coronavirus ha supuesto un bajón en los últimos meses.

Mercados

Jijona (Alicante)
Vista de Jijona, en la provincia de Alicante, donde se produce el típico dulce navideño y tiene su sede la marca. Getty Images

Exporta desde hace años a 23 países, incluyendo destinos tan diversos como Vietnam, Australia, Corea del Sur, Japón, Canadá, China, Rusia o Puerto Rico, siempre como producto gourmet. Estos países son el destino del 30% de sus ventas, que ahora con la pandemia también se han reducido a un 22%-25%, y suponen el 50% de la facturación, que asciende a 20 millones de euros.

“Hay mercados donde el turrón es un dulce muy querido, como son, en general, los latinoamericanos. Pero también estamos muy orgullosos de tener clientes en Hong Kong, Australia o Vietnam, fieles a nuestra marca y donde el crecimiento se ha producido gracias a una intensa labor comercial que ha conseguido desestacionalizar nuestras ventas”, señala.

Y es que en España el turrón sigue adoleciendo de un fuerte componente estacional: “No solo deberíamos considerarlo como un dulce navideño, pero la realidad es que las tiendas y los consumidores no están todavía concienciados de que es un alimento saludable y que se puede vender y consumir todo el año”, asegura.

No obstante, gracias al comercio online, se consume cada vez más a escala nacional fuera de las épocas navideñas. “Estamos apostando por las nuevas tecnologías y por la restauración como vía para la de­sestacionalización”, explica Garrigós.

Boixet
El boixet, máquina para fabricar el turrón blando. Getty Images

Guirlache con ajonjolí, chocolate fondant con nueces de macadamia o turrón a la piedra son algunas de las delicatessen con las que Pablo Garrigós Ibáñez ha conquistado a los paladares más sofisticados. Tanto es así que chefs con estrella Michelin de la talla de Paco Roncero (La Terraza del Casino) o la dominicana María Marte han incluido los productos de este maestro turronero en sus elaboraciones.

En su afán de superación y adaptación a las nuevas tendencias y a las necesidades que plantean sus clientes, Turrones Pablo Garrigós Ibáñez ha ido incorporando a su oferta un gran surtido de productos que cada año amplía con novedades. Así, la misma dedicación que los turrones reciben sus dulces y chocolates, que fusionan los sabores de la tierra con esencias procedentes de todo el mundo.

La cifra

Turrón Pablo Garrigós
Surtido de productos de la colección Artisan.

20 millones de euros factura Pablo Garrigós Ibáñez. Las exportaciones, que suponen el 30% de su producción, aportan el 50% de sus ingresos. Asia es uno de los mercados donde, poco a poco, la presencia en cadenas gourmet de los productos prémium de Pablo Garrigós Ibáñez ha experimentado un mayor crecimiento en los últimos años. En 2015 iniciaron las ventas en Japón; hace más de tres años, en Vietnam, y en Taiwán tienen planes para ampliar sus exportaciones, aunque, de momento, están parados por la pandemia.

Siempre abierto a las nuevas tendencias, Garrigós defiende la presencia del turrón en los fogones: “Es un producto saludable que forma parte de la dieta mediterránea y un ingrediente excepcional para la creación de salsas, reducciones, postres, helados…”.

También sugiere maridajes con bebidas espirituosas, cavas, champán, brandy… Y otros más sorprendentes, como quesos de leche cruda y azules con turrón de Jijona, de Alicante o de guirlache con ajonjolí, foie gras con turrón de Jijona, salazones con turrón de Alicante y guirlache…

La empresa forma parte del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Jijona y Turrón de Alicante, que anualmente verifica con exigentes controles que todos sus miembros cumplan con los parámetros de calidad necesarios para llevar el nombre de Jijona y Alicante en sus respectivos productos.

Pablo Garrigós Ibáñez ha superado estas pruebas con una calificación global de 9,1, que alcanza la máxima nota en el turrón de Jijona de las líneas Premium y Delicatessen, para una valoración global de excelente.

Aptos para veganos

Turrón Pablo Garrigós
Turrón de Jijona y Alicante premium.

Ingredientes naturales. ¿Tenéis turrón vegano? Es una de las preguntas que más se repiten últimamente en la línea de atención al cliente de Pablo Garrigós Ibáñez. Y la respuesta se encuentra en su catálogo de productos desde hace más de tres décadas.

Se trata del turrón a la piedra, una de las joyas más preciadas de la casa, apto para veganos, cuyos ingredientes son naturales y de origen vegetal. Sin huevo, leche o miel en su elaboración, cumple al 100% los requerimientos de las personas veganas y tampoco tiene gluten o lactosa; solo contiene almendra, azúcar, limón y canela.

Normas
Entra en El País para participar