La cuarentena de Londres a París estropeará algo más que el verano

Puede contribuir al aislamiento político de Reino Unido respecto al continente

Puerto de Dover (Reino Unido), el 9 de agosto.
Puerto de Dover (Reino Unido), el 9 de agosto. REUTERS

Si tratar con el mayor exceso de muertes en Europa no fuera suficientemente malo, los británicos podrían tener que pasar el resto del verano soportando además el clima local. La cuarentena del Gobierno de Boris Johnson sobre las llegadas de Francia entristecerá a los veraneantes... y también podría contribuir al aislamiento político del Reino Unido respecto a Europa.

Las autoridades británicas dicen que el aumento de las tasas de infección justificaba la repentina decisión de imponer desde el sábado 15 de agosto dos semanas de autoaislamiento a cualquiera que llegara de Francia, Países Bajos o Malta. Las nuevas medidas son particularmente dolorosas para el Hexágono, el segundo país más visitado por los británicos después de España: Londres estima en 160.000 los veraneantes británicos en Francia que se verán afectados. El ministro de Transportes, Grant Shapps, rechazó cualquier tipo de ayuda especial para ellos, aduciendo que conocían los riesgos antes de viajar.

La nueva medida es un revés para el relanzamiento previsto por el presidente francés, Emmanuel Macron, del sector turístico, que representa alrededor del 9% de la producción económica francesa. Los viajeros del Reino Unido representaron el 15% de las llegadas en 2018. Si las visitas a través del Canal de la Mancha se detuvieran por completo, podría desvanecerse algo así como el 1% del PIB francés.

Por supuesto, no es probable algo tan dramático, incluso si las restricciones perduran. Muchos británicos elegirán arriesgarse y soportar algunos inconvenientes, en lugar de abandonar sus preciados planes de vacaciones.

Cualquiera que sea el daño causado directamente por esta medida, la voluntad del Gobierno británico de golpear con amplias restricciones sugiere una recuperación más larga y lenta del comercio turístico europeo. Las acciones de las aerolíneas cotizadas en Reino Unido Easyjet, IAG (International Consolidated Airlines) y la irlandesa Ryanair cayeron entre un 5% y un 7% el viernes por la mañana.

Para los británicos, puede haber más en juego que unas vacaciones perdidas. Con los viajes dentro de la Unión Europea todavía abiertos en general, el movimiento solidifica el aislamiento del Reino Unido del continente en medio de las negociaciones finales para un acuerdo comercial pos-Brexit.

El ministro de Asuntos Europeos francés, Clement Beaune, ya ha amenazado con medidas “recíprocas” no especificadas para contrarrestar las restricciones de viaje. El aislamiento puede acelerar la propagación de la animadversión económica.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías