Ted Sarandos, de dependiente del videoclub a codirigir Netflix

El mercado no ha acogido muy bien la pérdida de poder formal de Reed Hastings

Ted Sarandos, co-CEO de Netflix.
Ted Sarandos, co-CEO de Netflix.

Netflix ha dado un paso adelante en la sucesión de Reed Hastings como primer ejecutivo al nombrar a Ted Sarandos (Phoenix, Arizona, EE UU, 1964) co consejero delegado de la empresa junto a Hastings, que ocupa el puesto desde 1998. Sarandos, mantendrá su puesto como responsable de contenidos, para el que fue designado en el año 2000).

De familia humilde, su padre era electricista y su madre ama de casa; pasó su infancia obsesionado junto a sus cuatro hermanos, tres hermanas mayores y un hermano menor, con el entretenimiento. Pasaba horas viendo películas y programas de televisión. En realidad, el apellido original de la familia es Kariotakis, ya que su abuelo emigró desde Grecia a Estados Unidos cuando era apenas un niño. Pero tras su llegada, decidió cambiar su apellido.

Durante su etapa de educación secundaria, la familia de Ted compró un reproductor de vídeo y él comenzó a frecuentar el segundo local que Arizona Video Cassettes West abrió en el estado. Mientras continuaba con sus estudios, consiguió un trabajo a tiempo parcial en el videoclub y empezó a interesarse por el periodismo. Cuando colaboraba con el periódico de su instituto conoció al actor Ed Asner (Lou Grant), al que entrevistó. Gracias a esa relación pudo codearse y entrevistar a otras celebridades, lo que fomentó aún más su interés por la industria del entretenimiento, la política y el periodismo y le llevó más tarde a matricularse en la Universidad de Arizona, en periodismo.

Sin embargo, una oferta laboral le hizo abandonar sus estudios. Entre 1983 y 1988 administró ocho tiendas de Arizona Video Cassettes West, para en 1988 convertirse en director regional de ventas y operaciones de East Texas Distributors, uno de los distribuidores de vídeo más grandes de Estados Unidos. Más tarde se incorporó como vicepresidente de productos y comercialización a Video City West Coast Video.

En 1999 conoció a Reed Hastings, CEO de Netflix, cuando la tecnológica era una simple empresa de servicio de alquiler de DVD por correo. Un año más tarde, Hastings le nombró director de contenidos. Según Patty McCord, exdirectora de talento de la compañía, aunque carecía del conocimiento técnico de otros candidatos, destacaba por su excepcional conocimiento de la industria cinematográfica y por comprender rápidamente el modelo de negocio de Netflix.

Entre sus primeras actuaciones dentro de la compañía destaca la utilización para conseguir nuevos suscriptores de algoritmos basados en las calificaciones que daban los espectadores a los programas. Sarandos supervisa en la actualidad el presupuesto de más de 6.000 millones de dólares (5.100 millones de euros) que tiene la compañía en contenidos.

Entre sus logros se encuentra la adquisición y creación de series como House of Cards, Orange is the New Black, Stranger Things, Sacred Games, Dark (Alemania) o La casa de papel, así como películas originales como la ganadora de tres premios Óscar Roma. También es responsable de la enorme inversión de la compañía en el Reino Unido, que se materializó en más de 40 programas, incluidos éxitos globales como The Crown. Sin embargo, se enfrentó a críticas por firmar un acuerdo de múltiples filmes con el cómico estadounidense Adam Sandler, aunque Sarandos defendió su éxito de espectadores en la plataforma.

Otra de las polémicas en las que se ha visto envuelto es el acuerdo al que llegó en 2019 con Barack y Michelle Obama para producir con Higher Ground Productions, productora propiedad del expresidente norteamericano, siete proyectos, tres películas y cuatro series de televisión, con el nexo común del contenido social y el fomento de la igualdad. Su relación ya venía de antes, cuando Sarandos y su segunda mujer, Nicole Avant, realizaron una recaudación de fondos para la campaña a la presidencia de Obama en 2012, logrando más de 700.000 dólares (590.000 euros) para el candidato demócrata.

A raíz del acuerdo de producción, Sarandos afirmó a la publicación Variety que las producciones de Obama en la plataforma no tendrían una inclinación política. Pese a ello, varios suscriptores le dieron la espalda. Y el presidente Donald Trump planteó que debía investigarse la negociación entre Obama y Netflix.

Sarandos fue miembro del consejo de la Asociación de Distribuidores de Software de Vídeo y entró en el Comité Ejecutivo de la Academia de Artes y Ciencias de la Televisión en 2015. Está en los consejos asesores del Festival de Cine Griego de Los Ángeles, el Festival de Cine de Los Ángeles y el Festival de Cine de Tribeca (Nueva York). Además, es fideicomisario de la Asociación Internacional de Documentales y miembro del consejo de la ONG Exploring The Arts, dedicada a las artes en los colegios.

Tiene dos hijos, Sarah y Tony, de su primera mujer, Michelle, con quien se mudó de Phoenix a Los Ángeles cuando entró en Netflix. Pero su matrimonio terminó en divorcio. En 2009 se casó con Nicole, hija de Clarence Avant, ejecutivo de música estadounidense, empresario y productor de cine, al que también se conoce con el nombre de El padrino negro. El mismo año de la boda, Nicole fue nombrada embajadora de Estados Unidos en Bahamas, cargo que mantuvo hasta 2011. Antes de convertirse en política trabajó para las empresas de su padre como productora, posición que ha recuperado de la mano de Netflix al encargarse de la producción, en 2019, de la película The Black Godfather, documental sobre su progenitor.

El nombramiento de Sarandos, tal y como ha apuntado Hastings, formaliza lo que ya era informal, que ambos comparten el liderazgo de la compañía. Pese a ello, el mercado no recogió con entusiasmo la noticia por entender que Hastings se alejará de la dirección, e hizo caer sus acciones un 9,5% el día del anuncio. También tuvo que ver la publicación de sus resultados: pese a lograr captar casi 26 millones de suscriptores en el primer semestre, casi el número total captado en 2019, no alcanzaron las previsiones de los analistas. Ahora Netflix debe hacer frente a una mayor competencia, tras la llegada de Disney+ y HBO Max.

La compañía

La empresa ha anunciado en el primer semestre un beneficio por acciñon de 1,59 dólares, por debajo de los 1,81 dólares que anticipaban los analistas. Los ingresos se incrementaron un 25%, hasta 6.100 millones de dólares.

Netflix es, según Justwatch, la plataforma de streaming más popular en España. Su presencia ha aumentado considerablemente durante la pandemia y el confinamiento, teniendo un incremento de 15,8 millones de suscriptores en tan solo tres meses en todo el mundo. En España creció un 186%.