Meliá reconoce un deterioro de 145 millones de euros en el valor de sus activos

Más de la mitad se produce en hoteles en gestión y alquiler. Descarta más ajustes al asumir el empeoramiento del negocio

 Gabriel Escarrer, consejero delegado de Melia Hotels International.
Gabriel Escarrer, consejero delegado de Melia Hotels International.

Desplome de ingresos, regulaciones temporales de empleo o perdidas millonarias son solo algunos de los efectos que ha sufrido Meliá, la primera hotelera de España por tamaño con 326 hoteles en cartera, desde que estalló la crisis sanitaria del coronavirus en marzo.

En las cuentas del primer semestre, el peor de la historia de la compañía con unas pérdidas de 358 millones de euros, reconoce también que se ha producido un deterioro de 145 millones de euros en el valor de sus activos. Una merma que se reparte entre los hoteles que tiene en régimen de alquiler, gestión o franquicia, con un recorte de 77 millones de euros, seguidos por aquellos establecimientos en propiedad, con un ajuste de 47,7 millones, y finalmente las inversiones en sociedades puestas en equivalencia, que han perdido 19,9 millones en valor. Fuentes de la compañía aseguran que no esperan nuevos deterioros, pese al empeoramiento de la crisis sanitaria por el repunte de contagios, ya que en la nueva valoración se ha tenido en cuenta las peores condiciones de mercado por el Covid-19.

De hecho, para el cálculo del deterioro de los derechos de uso sobre activos hoteleros (77 millones), aquellos que tienen en alquiler, gestión o franquicia, Meliá ha tenido que actualizar el plan de negocio para los próximos diez años y ha obtenido una media de tres escenarios basados en diferentes hipótesis de recuperación del negocio hotelero en los próximos tres años, con un primer período de recuperación, otro de estabilización (en el que esperan mejores márgenes por el impacto de la digitalización y el cambio de modelo operativo) y finalmente otro de crecimiento.

En el caso de los hoteles en propiedad (43 de los 326 hoteles), la pérdida de valor se ha obtenido a partir de las tasaciones externas encargadas a las consultoras Jones Lang LaSalle y Knight Frank, fechadas en julio de 2020. La hotelera aclara que la valoración está sujeta a una “incertidumbre material” como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus. “No obstante, la valoración de los activos recoge una estimación del potencial impacto que esta situación podría llegar a tener en los ingresos netos, expectativas de crecimiento y descuentos de cada activo propiedad del Grupo”, remarca.

Reparto por áreas

En el reparto de ese deterioro por áreas geográficas, los activos situados en España son los más damnificados. En concreto, el deterioro asignado a los hoteles en España es de 81,6 millones de euros, lo que supone el 56% del total. Y los hoteles en gestión, alquiler o franquicia se llevan la peor parte, con una pérdida de valor de 50 millones de euros, mientras que el ajuste en los activos en propiedad en España es de 15,7 millones.

Los inmuebles en propiedad se han reducido a la mitad desde la crisis de 2008

En América, donde cuenta con 37 hoteles, se anota un deterioro de 31,7 millones de euros, repartido entre los 14 millones de los activos en propiedad, los 13 en hoteles en gestión, alquiler o franquicia y los 4,7 millones por los inversiones en sociedades en puesta de equivalencia. En la región conocida como Emea (Europa, Oriente Medio y América), donde cuenta con 85 establecimientos, registró un deterioro de 31,3 millones, distribuido entre activos en propiedad (17,9) y el resto (13,4 millones).

El reparto de la pérdida de valor de los hoteles es coherente con una cartera en las que los activos en propiedad han ido perdiendo peso en favor de otros modelos. En concreto, de los 326 hoteles que tiene en cartera, solo 43 están en propiedad (un 13,1% del total), mientras que 129 (un 39,6%) están en régimen de gestión, 108 en alquiler (un 33,1%) y 46 en régimen de franquicia (un 14,1%). Unas cifras muy diferentes a las de 2008, fecha en la que arrancó la anterior crisis, en las que el reparto de la cartera era distinto. En esa fecha el grupo contaba con 301 hoteles, de los que 82 (un 27,2% del total) estaba en propiedad, 146 (un 48,5%) en franquicia y gestión y 73 (un 24,2%) en alquiler. De este modo, los activos en propiedad se han reducido a la mitad desde 2008, mientras que los de alquiler han crecido en 35 hoteles y los de alquiler y franquicia en 29 unidades.

Actualización del valor

Fue hace dos años cuando Meliá aprovechó la presentación de resultados del segundo trimestre de 2018 para actualizar la valoración de sus activos inmobiliarios, tarea que también fue encargada a la consultora Jones Lang LaSalle. El valor total de los activos analizados sumó 4.386 millones de euros, un 23,2% respecto a la anterior valoración realizada en 2015. Esa cifra se repartía entre los activos que contabilizó por integración global, cuyo valor ascendió a 3.758 millones de euros, mientras que los activos en propiedad de entidades asociadas y relacionados con negocios conjuntos sumaron otros 628 millones.

Normas
Entra en El País para participar