Pymes

Qué es el proceso gerencial y cómo deben aplicarlo las pymes

Si persigues el éxito en los negocios, debes empezar por identificar una buena gestión.

Qué es el proceso gerencial y cómo deben aplicarlo las pymes

¿Qué es la gestión gerencial? ¿Qué puede aportar a una pyme? Según explican desde la asesoría Anta Consulting, la gestión gerencial es una de las claves para el funcionamiento global de toda empresa. Podríamos definirla como el conjunto de acciones marcadas por los gerentes de una sociedad. Unas acciones que repercutirán a todos los niveles de la empresa.

En todo proceso gerencial, existirá una serie de objetivos en función de unos recursos. En este proceso se aplicarán estrategias diseñadas por el gerente de la empresa o por el propietario. Que buscan ser útiles a todos los niveles.

Recursos para elaborar un plan de gestión gerencial

La administración gerencial requiere de planificación, organización dirección y control de recursos. Estos recursos pueden ser humanos, financieros, materiales, tecnológicos y de conocimiento.

Los primeros son el factor primordial de una empresa, mientras que el financiero se traduce en los activos con los que se cuentan y que nos aportan liquidez. Pero actualmente, otros recursos primordiales son los tecnológicos, que pueden ser tangibles o intangibles.

Una buena gestión humana, esencial

Probablemente te preguntes cómo puedes saber si estás realizando una buena gestión humana. Bien, pues existe un proceso que tiene en cuentan la división departamental de una empresa y la finalidad de la gestión gerencial en base a unos objetivos fijados para cada departamento.

Según aclaran desde Anta Consulting, se deberá trazar un plan y un programa concreto para cada división, así como asegurarse de que se desarrollen las operaciones y actividades marcadas y posibilitando que cada empleado contribuya al alcance de sus objetivos.

Es decir, se parte de una generalidad. Unas normas y procesos que se terminarán adaptando en cada departamento, sin perder el espíritu y el sentido por el que fueron marcadas inicialmente.

El último paso de este proceso es controlar que las acciones que se ponen en prácticas coinciden con las que se establecieron en ese plan departamental.

Todo ello siguiendo unas buenas pautas de comunicación interna, que permita que los empleados entiendan cuáles son sus objetivos de manera clara, y que se involucren en el proyecto mediante la motivación y la realización de métricas y evaluaciones.

Normas
Entra en El País para participar