Liberbank, un momento histórico para seguir avanzando

Habilita un canal de gestión remota para apoyar al cliente en la nueva normalidad

Liberbank
Interior de una oficina de Liberbank.

Los efectos de la pandemia del coronavirus han sido globales. El mundo ha estado atrapado durante diferentes periodos de confinamiento para controlar la expansión de la enfermedad. El objetivo se ha conseguido, pero las consecuencias son relevantes. “Es un clásico afirmar que de las crisis surgen igualmente oportunidades. En este caso, es singularmente doloroso hacer este tipo de comentario por la pérdida de vidas y por el efecto económico en las familias y empresas”, manifiestan desde Liberbank.

Pero la entidad considera que “es necesario continuar el trabajo y afrontar un momento histórico, que si ya era considerado antes como de transición hacia una nueva época, debido a las transformaciones globales necesarias en los campos tecnológicos, económicos y sociales para afrontar los desafíos de la lucha contra el cambio climático, adquiere repentinamente nuevas características por tener que hacer frente, al mismo tiempo, a aquellos retos y a la lucha para anular, o al menos mitigar, los efectos de la epidemia”.

Para Liberbank es un momento para que el sector financiero incremente sus esfuerzos para acompañar a la sociedad y a las empresas en este periodo de reconstrucción dentro de una nueva normalidad. “Son tiempos más de hacer que de decir”, apuntan. Desde el inicio de la pandemia, su finalidad ha sido “ofrecer el mejor servicio a los clientes y a las empresas, y garantizar la seguridad en materia sanitaria, donde también se incluye a los empleados”, explican.

Liberbank ha puesto en marcha iniciativas para hogares, familias y empresas

Este banco ha adoptado diversas medidas de apoyo con acciones similares a las del conjunto del sector. Estas iniciativas se han puesto en marcha de forma individual o en colaboración con las Administraciones públicas, como son los créditos ICO, las moratorias hipotecarias públicas y sectoriales, el adelanto de prestaciones de desempleo y ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo) y del pago de pensiones; las moratorias de alquiler y la adaptación de la red de oficinas con medidas de higiene y de distanciamiento.

No obstante, en coherencia con la idea de preparar la fase siguiente a la del estado de alarma, Liberbank aceleró sus planes de mejora de servicios mediante un programa de gestión remota y de reforzamiento de la digitalización bancaria a través un nuevo enfoque.

En concreto, se trata de un proyecto piloto, apoyado inicialmente por 12 empleados, que se desarrolló como un nuevo canal de relación con el cliente, hasta adquirir en apenas un mes (a partir de la declaración del estado de alarma el 14 de marzo) una dimensión de 67 gestores, multiplicando de esta forma por cinco la capacidad de gestión y servicio a los usuarios (que alcanzan los 200.000). Este canal, denominado Junto a ti, “es un pilar esencial en el proceso de transformación digital y amplía la oferta de Liberbank junto con los canales físicos y presenciales, telemáticos, digitales, telefónicos, móviles y de redes sociales”.

La salud ante todo

La entidad dirigió una serie de recomendaciones a sus clientes durante el estado de alarma enfocadas a preservar su salud. Aconsejó la banca online, el uso de tarjetas para los pagos y los cajeros.

Liberbank Vida y Pensiones y CCM Vida y Pensiones participan en el fondo solidario de 37 millones que han aportado un centenar de entidades. Con este dinero, Unespa suscribió un seguro colectivo para los sanitarios afectados por el Covid.

Normas
Entra en El País para participar