El volumen de pago con tarjeta se prepara para batir nuevos récords

El monto creció un 9,6% en el tercer trimestre de 2019. El abono medio con plástico es de 36 euros y la retirada en cajeros de 140 euros

El volumen de pago con tarjeta se prepara para batir nuevos récords pulsa en la foto

El número e importancia de los pagos efectuados con tarjeta en España siguió creciendo con fuerza a lo largo del año 2019 intensificando la tendencia alcista ya registrada en los últimos años, según los últimos datos que maneja el Banco de España. De hecho, todo indica que tras alcanzar su máximo histórico en el ejercicio 2018, el volumen abonado con tarjetas volvió a batir récords el año pasado.

La última información disponible, correspondiente a los meses comprendidos entre julio y septiembre de 2019, indican que en el trimestre se realizaron un total de 1.181,9 millones de operaciones de pago con tarjeta (un 16% más que en el mismo periodo del año anterior) en las que se abonaron un total de 42.528,8 millones de euros.

La cifra supone un incremento del 9,65% interanual y se acerca al incremento del 10,2% registrado en el trimestre anterior, el más alto desde 2016. Como resultado, en los tres primeros trimestres del año se habían efectuado ya pagos con tarjeta por valor de 118.541 millones el equivalente al 80% de todo el gasto de 2018. Teniendo en cuenta que el último trimestre de cada año es tradicionalmente el que más pagos con tarjeta registra, coincidiendo con las campañas comerciales de Navidad o el Black Friday, todo indica que el año se saldó con un nuevo récord histórico.

La creciente evolución al alza en el uso de tarjetas como medio de pago ha venido reduciendo, a su vez, el importe medio por operación. Así, de los 47 euros que se abonaban de media con estos plásticos en el año 2002 se había pasado a 36 euros en 2019.

La tendencia ha venido abonada por el creciente despliegue de las terminales de punto de venta (TPV), que a cierre de septiembre alcanzaban los 1,934 millones repartidos por todo el territorio. La extensión de estos aparatos ha venido acompañada por el abaratamiento de las tarifas que la banca aplica a los establecimientos comerciales que lo utilizan. La comisión media se situó en el tercer trimestre de 2019 en el 0,45%, aunque la cifra supone un cierto encarecimiento desde el 0,39% de arranque del año, el coste está lejos del 1,02% al que ascendía en 2007, antes de la crisis. En la actualidad, los tipos oscilan entre un mínimo del 0,24% y un máximo del 0,75%.

A su vez, el número de tarjetas en circulación roza ya los 85 millones, de las que 36,78 millones correspondían a crédito y 48,2 millones a débito. En todos los casos se trata de las cifras más altas de la serie histórica.

Por el contrario, el número de cajeros automáticos de las entidades financieras ha ido protagonizando un progresivo descenso desde los 61.714 registrados por el Banco de España en 2008 a los 51.167 del pasado agosto, coincidiendo con las estrategias de reducción de costes y oficinas de la banca. La menor presencia de la red física de cajeros de bancos y cajas de ahorro, combinada con el auge del uso de la tarjeta de crédito cada vez para pagos de menor cuantía, ha terminado alterando otras de las costumbres de los españoles.

Estos acuden cada vez menos a los cajeros automáticos, si bien cada vez que lo hacen retiran una cantidad mayor de dinero en efectivo. El número de operaciones de retirada realizadas en España ha pasado de superar los 1.000 millones anuales a quedar ligeramente por encima de los 900 millones. En cada una, sin embargo, se obtuvieron de media 140 euros en el tercer trimestre de 2019, frente a los 91 euros que se retiraban a comienzos de la pasada década.

Normas