Las tarjetas ‘revolving’, en el foco del Banco de España tras dispararse un 194% las quejas

El supervisor aboga porque la nueva oficina de protección del cliente bancario emita dictámentes vinculantes contra la banca en lugar de las actuales recomendaciones

Fachada del Banco de España, en Madrid.
Fachada del Banco de España, en Madrid.

“Hemos puesto el foco supervisor en las tarjetas revolving”, anunció ayer el director del Departamento de Conducta de Entidades del Banco de España, Fernando Tejada, al presentar la Memoria de Reclamaciones del supervisor correspondiente al año 2019, que recoge un incremento de las quejas de los clientes bancarios por este asunto del 193,6% en el año.

Se trata de un producto bancario con un crédito asociado que permite flexibilizar de tal forma las disposiciones y reducir tanto las cuotas de devolución que, como el propio supervisor viene alertando, se corre el riesgo de convertir la deuda en perpetua.

El Supremo ya declaró “usuario” el interés del 27% de una de estas visas, de Wizink, el pasado marzo, tras años de crecientes demandas. Una contestación de la clientela que en 2019 elevó las reclamaciones presentadas ante el Banco de España por este tipo de tarjetas de 204 a 599.

Así consta en la memoria presentada ayer cuyos datos, adelantados en su día por este diario, certifican que el Banco e España recibió un total de 14.638 reclamaciones en 2019, un 25,7% menos que en 2019, al relajarse las quejas de ámbito hipotecario.

Estas aún suponen un 30,6% del total pero han pasado de ser el 80% a pesar menos que la suma de las reclamaciones por tarjetas (17,9%) y cuentas o depósitos (19,5%.

La clientela obtuvo la razón en el 73,1% de las ocasiones (33,4% por allanamiento de la entidad y 38,1% por informe favorable del supervisor) y recibió 2,5 millones de euros de compensación.

En todo caso, Tejada manifestó que en la nueva Oficina de Protección del Cliente Bancario independiente que el Gobierno tiene pendiente desarrollar, sería “más eficaz y eficiente” que los dictámenes pasen a ser vinculantes para la banca, en lugar de ser las meras recomendaciones que emite hoy el supervisor, como marca la ley, a fin de garantizar un mayor grado de cumplimiento.

Normas
Entra en El País para participar