CaixaBank ofrece rebajar del 26% al 19,9% el crédito de tarjetas a quien no litigue

El tipo coincide con la media del sector, el umbral a partir del cual el Supremo valora si hay usura. La entidad asegura que no es su reacción al fallo

Sede de CaixaBank.
Sede de CaixaBank.

La banca estudia con cautela cómo reaccionar al reciente fallo del Tribunal Supremo que considera usurero el tipo de interés aplicado a los créditos asociados a las tarjetas revolving, una modalidad de préstamo flexible que permite devolver cuotas de cuantía tan baja que la deuda puede convertirse en perpetua. De momento, según ha podido saber este diario, CaixaBank ha enviado correos electrónicos a algunos de los clientes de su filial de consumo, CaixaBank Payment & Consumer, ofreciéndose a rebajar el tipo de interés de los préstamos de sus tarjetas, y a devolverles la diferencia cobrada hasta la fecha, a cambio de que renuncien a litigar.

En concreto, CaixaBank está ofreciendo rebajar el tipo de interés de algunos préstamos, como los ligados a la tarjeta Visa Ikea, del 25,59% hasta el 19,99%. El coste del préstamo se reduciría de esa forma hasta el tipo medio aplicado por el conjunto del sector al total de créditos asociados a tarjetas, según los datos que recopila el Banco de España.

Esa es justamente la referencia que utilizó el Supremo para apuntar que el crédito de una tarjeta revolving de Wizink Bank al 27% era “usurario”, dada su diferencia y “desproporción” con el interés medio del dinero en ese segmento de préstamos.

De esta forma, CaixaBank pasaría a volar bajo el radar del umbral de usura establecido por el Supremo. La propuesta, que tiene una vigencia de 30 días, está condicionada a que el consumidor acepte “comprometerse a no reclamar por la misma casuística del TAE abusivo”.

Desde CaixaBank aseveran que “no se trata de una campaña generalizada” en respuseta al fallo del Supremo y que “este tipo de correos se envían a los clientes que han presentado una reclamación”. “Se analiza caso a caso y, si se considera conveniente por política comercial, se le presenta una oferta. Es algo que se hacía antes de la sentencia”, matizan en la entidad.

Sin embargo, advierten algunos expertos en defensa del consumidor financiero, los clientes que acepten la propuesta de la entidad tras el fallo del Tribunal Supremo perderían el derecho a reclamar judicialmente y a recibir un fallo favorable que podría llegar a permitirles recuperar todo el interés abonado desde el inicio del contrato, en lugar de solo la diferencia entre lo que venían pagando y el 19,99% de tipo medio que se ofrece ahora.

“Parece que las entidades no han aprendido de errores pasados y aparentando ‘hacer un favor’ a sus clientes, en realidad eluden la obligación impuesta por la sentencia: dejar el crédito de la tarjeta sin interés y devolver la totalidad de los satisfechos, no sólo ‘la diferencia’ entre el inicialmente contratado y el ‘rebajado’, dejando subsistente el funcionamiento revolving. Y todo ello, con renuncia de acciones al perjudicado, impidiéndole así reclamar lo que verdaderamente ha pagado de más”, explica la directora legal de reclamador.es, Almudena Velázquez al ser consultada por la propuesta de CaixaBank.

Se da la circunstancia de que CaixaBank es una de las entidades más expuestas al fallo en contra de la banca por los créditos revolving, así como en el de las hipotecas IRPH que en los últimos días el Tribunal de Justicia de la UE ha sentenciado que son abusivas si se comercializaron sin transparencia.

Las claves de la sentencia

Nuevo criterio. El Tribunal Supremo declaró esta semana que el tipo de interés del 27% de una tarjeta revolving de Wizink Bank era “usurario” pese a aceptar que la comparativa no se hiciese sobre el tipo de interés medio de los préstamos al consumo, sino específicamente frente al del segmento de tarjetas. Este ronda el 20%, lo que los magistrados consideraron “ya muy elevado”. “Cuanto más elevado sea el índice a tomar como referencia en calidad de ‘interés normal del dinero’, menos margen hay para incrementar el precio de la operación de crédito sin incurrir en usura”, añadió, lo que supone que la banca podrá esquivar la catalogación de usura si mantiene el tipo de interés de estos créditos en el umbral de la media del sector o por debajo.

Normas
Entra en El País para participar