Los sindicatos reclaman a Nissan que retire el ERE para negociar "sin presión"

El fabricante japonés se niega y espera concluir la negociación de los despidos para finales de mes

Logotipo de Nissan.
Logotipo de Nissan. Reuters

Los sindicatos de las plantas barcelonesas de Nissan han reclamado este miércoles a la multinacional japonesa que retire el ERE presentado para 2.525 trabajadores, pero la empresa se ha negado, aunque ha mostrado disposición al diálogo.

Fuentes sindicales han explicado a CincoDías que los trabajadores quieren negociar "sin presión", mientras que Nissan Motor Ibérica está dispuesta a alargar los plazos del periodo de consultas, aunque "siempre bajo el paraguas del ERE".

Las mismas fuentes han señalado que mientras los trabajadores intentan que la negociación se centre en la viabilidad de las plantas de Zona Franca, Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixac, la empresa tan solo busca la forma de ejecutar el cierre.

"Ante la petición por parte de la representación de los trabajadores de suspensión o retirada del ERE, la compañía ha indicado que no puede atender esta demanda dado que el marco legal de dicho procedimiento es el que garantiza la seguridad jurídica necesaria para todas las partes", ha señalado Nissan en un comunicado.

Centenares de trabajadores de Nissan se han concentrado esta mañana ante los servicios territoriales de la consejería de Trabajo para reivindicar sus empleos entre gritos de "Nissan no se cierra". La próxima reunión de mediación se ha convocado para el próximo martes.

Según la empresa, el Departament de Treball de la Generalitat ha propuesto a ambas partes un calendario de reuniones: 14, 21, 23, 28 y 30 de julio.

Los sindicatos de Nissan plantaron este lunes a la empresa en la que tendría que haber sido la primera reunión del proceso oficial de consultas sobre el cierre de las factorías catalanas en diciembre de este año.

La semana pasada los trabajadores ya se negaron a firmar el inicio de negociación del ERE con el que la multinacional nipona despedirá a unas 2.500 personas y cerrará sus plantas de Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca.

En concreto, la cifra total de despidos es de 2.525 personas, después de que la multinacional decidiese mantener el centro de recambios de El Prat, donde trabajan unas 110 personas, y se abriera a dejar fuera del expediente a otras 400 personas: 300 del centro de I+D y 100 del área de compras.

Normas
Entra en El País para participar