Magneti Marelli revisará la continuidad de 1.200 empleados tras el cierre de Nissan en Barcelona

La empresa contruyó una planta en la Ciudad Condal en línea con la producción del fabricante japonés

Un trabajador de Nissan en la planta de la Zona Franca.
Un trabajador de Nissan en la planta de la Zona Franca. EFE

El presidente de Magneti Marelli, Hiroshi Moriya, ha anunciado este martes que su compañía tendrá que revisar el futuro de 1.200 empleados si no encuentra un nuevo cliente tras el cierre de las plantas de Nissan en Barcelona.

"Teniendo en cuenta que hemos construido una fábrica en línea con la producción de Nissan, tenemos que reducirla de la misma manera", ha afirmado Moriya en una entrevista al diario financiero japonés Nikkei.

Fiat Chrysler Automobiles (FCA) vendió Marelli a la compañía japonesa Calsonic Kansei, controlada por KKR, en octubre de 2018 por 6.200 millones de euros. La empresa, que pasó a llamarse Magneti Marelli, provee a Nissan las lámparas internas de los modelos que ensambla en la Ciudad Condal, además de otros componentes eléctricos.

"Nosotros también tenemos una fábrica en Barcelona. Si no podemos encontrar un cliente, tendremos que considerar reestructurar la situación de 1.200 empleados", ha añadido el presidente de Marelli.

Nissan confirmó el 28 de mayo su intención de cerrar sus instalaciones en Barcelona en diciembre de este año como parte de una estrategia global para reducir su capacidad de producción ante la caída de las ventas, que se ha agudizado por los efectos de la pandemia de coronavirus.

Esa decisión dejará en la calle a unos 2.500 empleados de los 3.000 que prestaban servicio en las instalaciones catalanas.

Normas
Entra en El País para participar