Portugal sigue dando alegrías a los grandes bufetes nacionales

La facturación en 2019 en el país vecino volvió a ser notable para las firmas españolas

2021 arrancará con mudanza para Cuatrecasas en Portugal. El bufete se traslada de la emblemática plaza de Marquês de Pombal a la avenida Fontes Pereira de Melo, número 6. El movimiento no solo servirá para ampliar el espacio disponible, sino también para asentarse en un edificio high-tech.
2021 arrancará con mudanza para Cuatrecasas en Portugal. El bufete se traslada de la emblemática plaza de Marquês de Pombal a la avenida Fontes Pereira de Melo, número 6. El movimiento no solo servirá para ampliar el espacio disponible, sino también para asentarse en un edificio high-tech.

Sigue el idilio entre los bufetes españoles y Portugal. Las oficinas lusas de los grandes despachos nacionales volvieron a registrar unos muy buenos datos de facturación en 2019 al calor del buen comportamiento de la economía del país. Coincidiendo con el cierre del primer semestre del año y con el acto solemne de apertura de la frontera hispanolusa, las firmas analizan en CincoDías su último ejercicio y revelan sus perspectivas para un 2020 dinamitado por la crisis del Covid.

Uría Menéndez

El crecimiento de Uría Menéndez en Portugal en 2019 volvió a ser superior al cosechado globalmente por la firma (un 4,8%) e, incluso, en España (un 5,7%). El despacho facturó 34,99 millones de euros, lo que supone un 6,9% más que el ejercicio anterior, en el que ingresó 32,74 millones.

Antonio Villacampa, uno de los dos socios directores en Lisboa, califica el año de "excelente" y resalta el "mérito" de alcanzar una cifra récord en un ejercicio en el que el bufete ha llevado a cabo a un movimiento clave en el país: reformular su presencia en Oporto, estableciendo una oficina de representación y unificando todos sus equipos en la capital lusa. Para lo que queda de año, relata Villacampa, "somos moderadamente optimistas. Será difícil crecer, pero todo lo que sea igualar facturación o quedarnos cerca será un resultado excelente".

Cuatrecasas

Bajo la reivindicación de ser una firma ibérica y no únicamente española, desde Cuatrecasas, su socia y directora de su oficina lusa, Maria João Ricou, asegura que el despacho ha experimentado un "fuerte crecimiento" en Portugal el año pasado, "en línea con lo que ha vivido la firma a nivel global", que creció en 2019 un 14%. El bufete, que este año no ofrece el dato desglosado del país vecino, incrementó su facturación en 2018 un 12%. "Empezamos con mucha fuerza 2020", continúa Ricou, hasta que la pandemia interrumpió la actividad. "Ahora comenzamos a sentir la reactivación", afirma, pero sin atreverse a anticipar cómo terminará el año.

Garrigues

El pasado ejercicio, las oficinas en Lisboa y Oporto de Garrigues mantuvieron la línea ascendente de 2018, con un crecimiento de en torno al 12% (el año anterior fue del 16%). "Son números importantes", valora João Miranda de Sousa, socio responsable en el país, que describe como los bufetes españoles están perfectamente integrados en el ecosistema luso.

"Nos sentimos reconocidos por empresas, reguladores y administraciones. Competimos en igualdad con las firmas locales gracias al híbrido enriquecedor que conforma la matriz española con el talento portugués", expone. A pesar de que el primer trimestre "no ha sido malo", Miranda de Sousa no se atreve a avanzar cómo terminará 2020: "Depende de lo que tarde en volver la normalidad".

Gómez-Acebo & Pombo

Mafalda Barreto, socia directora de Gómez-Acebo & Pombo, califica el pasado año como "espectacular". La firma creció un 12,5%, cifra que se suma al 39% más cosechado en 2018. "Y con el mismo equipo", subraya. "A partir de ahora, si queremos mantener el doble dígito, tendremos que pensar en incorporaciones laterales, si no, será complicado". En Portugal, el bufete cuenta en la actualidad con 38 abogados.

Ecija

En su segundo ejercicio completo en Portugal (aterrizó en octubre de 2017), Ecija ingresó 4,04 millones de euros, un 15% más que el año anterior (3,5 millones). "El crecimiento orgánico ha sido muy positivo, pero también el inorgánico", valora Alejandro Touriño, socio director de Ecija, en referencia a la apertura de una oficina en Braga, que se suma a las de Lisboa y Oporto. Touriño, asimismo, relata que la presencia en Portugal ha sido clave para la entrada del despacho en Brasil, tras la integración de la firma brasileña CTA.

Broseta

Tras abrir en mayo de 2018, Broseta completó el pasado año su primer ejercicio completo en Portugal. "Facturamos 1,2 millones, lo que supone un crecimiento del 71%", expone Julio Veloso, socio y coordinador con Portugal, quien avanza que el objetivo del bufete es alcanzar los dos millones de euros en ingresos. No se pone plazos, pero sí confía en conseguirlo "en no demasiado tiempo". La firma cuenta ya con 20 letrados en el país vecino.

El país, en cifras

Círculo virtuoso. En 2019 continuó lo que João Miranda de Sousa, socio responsable de Garrigues en Portugal, denomina como "círculo virtuoso" de la economía. El PIB del país creció un 2,2% (el año anterior lo había hecho en un 2,1%), gracias al impulso de la inversión extranjera, del sector inmobiliario y del turismo. Tras el estallido de la crisis del coronavirus, la previsión para este año del Ejecutivo luso es que la economía se contraiga un 6,9%. En 2021, el crecimiento será del 4,3%.

Un mercado legal maduro. Todos los expertos consultados coinciden en describir el sector legal portugués como un mercado de tamaño moderado pero maduro. Son tres firmas lusas quienes ostentan el liderazgo del mismo, PLMJ, Vieira de Almeida y MLGTS, aunque en las últimas semanas se ha anunciado un destacado movimiento en el país: la integración del bufete AAA en SRS.

Una relación estrecha. Los vínculos económicos entre España y Portugal son muy relevantes. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística luso, nuestro país su el principal cliente y suministrador. Hay además más de 2.000 empresas españolas operando allí (en 2010 eran 1.020) y se estima que son 2.800 las compañías que hacen vida a ambos lados de la frontera. De hecho, muchas empresas comprenden la Península Ibérica como una única unidad de negocio, controlando desde una sola ciudad sus operaciones en ambos países.

Normas
Entra en El País para participar