La Comisión Europea propone gastar el 45% del fondo de reconstrucción ya en 2021

Bruselas plantea usar el próximo ejercicio 344.000 millones de los 750.000 millones de la herramienta de reconstitución

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ayer en Bruselas.
La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ayer en Bruselas.

La Comisión Europea ha propuesto este miércoles las cifras de la primera asignación del presupuesto de la UE para 2021, dentro del Marco Financiero Plurianual (MFP) 2021-2027. Así, para el próximo ejercicio, el Ejecutivo Comunitario plantea una asignación de 166.700 millones de euros, que se completaría con otros 211.000 millones en subvenciones y unos 133.000 millones en préstamos con cargo al Next Generation EU, el instrumento de recuperación temporal para movilizar inversiones y arrancar la economía europea tras las consecuencias de la pandemia. Los 211.000 millones y los 133.000 millones (344.000 millones en conjunto) conformarían casi el 46% del total del fondo de reconstrucción, presupuestado en 750.000 millones entre transferencias y créditos. Los 166.700 millones del presupuesto saldrían, por su parte, del MFP, planteado en 1,1 billones de euros.

En un principio, la Comisión había propuesto que el fondo de reconstitución funcionase hasta 2024, una fecha que países como Alemania y Francia quieren reducir en dos años, hasta 2022. Según la idea del organismo que preside Ursula von der Leyen, con la asignación hoy anunciada, casi la mitad de la herramienta se gastaría durante 2021. Este próximo lunes, de hecho, la canciller alemana, Angela Merkel, recibirá en Berlín al presidente francés, Emmanuel Macron, con quien abordará entre otros temas la reconstrucción de la economía europea tras la pandemia. Este lunes ya lo hicieron sus respectivos ministros de Economía y Finanzas, Olaf Scholz y Bruno le Maire, respectivamente.

Bruselas mueve ficha, así, en el seno de las negociaciones que están llevando a cabo los 27 líderes para dar forma al fondo de reconstrucción y a sus detalles, así como al presupuesto comunitario para el MFP 2021-2027. Una vez adoptado, sería el primer presupuesto del nuevo MFP. Los próximos 17 y 18 de julio, los Veintisiete se reúnen presencialmente en Bruselas para intentar cerrar el plan.

Asignación

De toda la movilización, la mayoría (131.500 millones en préstamos y aproximadamente 133.000 millones en subvenciones), se concederían a los Estados miembros con cargo al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, como parte de Next Generation EU, con el objetivo de abordar los estragos de la crisis sanitaria y económica.

Dentro de la reconstrucción, otra partida de peso serían los 47.150 millones para la política de cohesión, que se completarán con 42.450 millones con cargo a REACT-EU como se propone en Next Generation EU. El dinero se destinará a bonificaciones a la contratación, regímenes de reducción del tiempo de trabajo y medidas para el empleo juvenil, a la liquidez y solvencia de las pymes. Buena parte del dinero que se transfiera para la reconstrucción debe vincularse, recalca Bruselas, a la transición verde y digital de Europa.

Por asignación, la segunda partida más importante sería, con 55.200 millones, la política agrícola común (PAC) a la que se le añadirían otros 813 millones para el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, para los agricultores y pescadores europeos, y también para reforzar la resiliencia de los sectores agroalimentario y pesquero y proporcionar el margen necesario para gestionar las crisis.

Por su parte, otros 17.300 millones de euros irían destiandos a Horizonte Europa, con el fin de aumentar el apoyo europeo a las actividades de investigación e innovación relacionadas con la salud y el clima, de los cuales 5.000 millones tendrían, también, cargo a Next Generation EU. Otros 15.360 millones irían para los socios exteriores a través del Instrumento de Vecindad, Desarrollo y Cooperación Internacional (IVDCI), de los cuales 3.290 millones tendrían cargo a Next Generation EU.

Siguiendo por cantidad, algo más de 10.000 millones estarían dirigidos, dentro de InvestEU, a invertir en infraestructura sostenible, innovación y digitalización. Parte de este dinero, además, se destinaría al Instrumento de Inversiones Estratégicas, para desarrollar autonomía estratégica en cadenas de suministro vitales a nivel europeo. A su vez, otros 9.500 millones se moverían hacia el Fondo de Transición Justa para garantizar "que nadie se quede rezagado en la transición hacia la neutralidad climática", explica Bruselas. De ellos, casi 8.000 millones tendrían cargo a Next Generation EU. Con ellos, algo más de 8.000 millones se canalizarían al Instrumento de Apoyo a la Solvencia propuesto por Next Generation EU, para atajar los problemas de solvencia de empresas viables de todos los sectores económicos.

Más allá de estas partidas, el resto del dinero iría al programa de ciberdefensa de la Unión, al mecanismo europeo para modernizar la infraestructura de transporte, al sector cultural y creativo, al fondo de Asilo y Migración, al programa Erasmus o a la Defensa comunitaria, entre otros.

El proyecto de presupuesto para 2021 se basa en la propuesta de la Comisión para el próximo presupuesto de la UE a largo plazo presentado el 27 de mayo de 2020. Una vez que el Parlamento Europeo y el Consejo acuerden el MFP 2021-2027, incluido Next Generation EU, la Comisión adaptará en consonancia su propuesta de presupuesto para 2021 mediante una nota rectificativa.

El comisario Johannes Hahn, responsable del Presupuesto de la UE, ha incidido en que "en estos tiempos extraordinarios, la propuesta de la Comisión moviliza un apoyo sin precedentes. Este presupuesto anual para 2021 ayudará a cientos de miles de personas, empresas y regiones a superar la crisis y a emerger más fuertes que antes. Para hacerlo posible, necesitamos un acuerdo sobre el presupuesto a largo plazo y sobre Next Generation EU".

Normas
Entra en El País para participar