Cumbre de la CEOE

Las firmas de consultoría instan a acelerar los planes digitales como pilar de la reconstrucción

Piden además seguridad jurídica, flexibilidad laboral y rechazan una subida de tipos impositivos

Antonio Garamendi, presidente de CEOE, junto a Fernando Ruiz, presidente de Deloitte España.
Antonio Garamendi, presidente de CEOE, junto a Fernando Ruiz, presidente de Deloitte España.

Las empresas de consultoría han reclamado acelerar los planes de digitalización como eje del plan de recuperación económica de España, así como la creación de un marco estable, incentivos fiscales y flexibilidad laboral. Durante la segunda mesa de este lunes en la megacumbre empresarial organizada por CEOE, los presidentes en España de Deloitte, EY, KPMG, PwC, Accenture y AT Kearney han puesto el foco de las medidas a largo plazo y han señalado la oportunidad para situar al tejido empresarial español por encima de la media en cuanto a transformación digital y sostenibilidad.

El presidente de Deloitte España, Fernando Ruiz, alertó que, comparado con otros países del entorno, España se sitúa "a la cola en ayudas a empresas", por lo que reclamó al Gobierno diseñar medidas que incentiven la liquidez a las compañías, el apoyo a pymes y autónomos, dotar de mayor flexibilidad los ERTE y trabajar en un marco regulatorio estable y atractivo para atraer la inversión extranjera.

"Nuestra situación fiscal no es ni mucho menos tan positiva como en Alemania y vamos a tener que ser inteligentes y originales en las medidas y actuar desde el punto de vista normativo a través de incentivos fiscales, flexibilidad en el mercado laboral y un marco jurídico que atraiga inversión extranjera", ha considerado.

En la misma línea, Federico Linares, presidente de EY España, ha señalado la fiscalidad y la digitalización como los dos pilares para la reconstrucción económica. En ese sentido ha rechazado un posible aumento de tipos impositivos para empresas y ciudadanos.

"Las crisis no se financian con impuestos, se financian con deuda. No es el momento de plantear subidas o bajadas porque no hay actividad económica que gravar. Lo que hay son rentas que se han perdido. No se puede gravar ni a la empresa ni al ciudadano. Si necesitamos crear empleo y mantener el consumo, lo último es detraer rentas de empresas y ciudadanos", ha valorado.

Por su parte, Hilario Albarracín, presidente de KPMG España, planteó qué modelo económico quiere tener España e instó a fortalecer sectores que ofrecen resiliencia y que puedan mantener la actividad aunque se produzca un rebrote. Para ello, basó su estrategia de reconstrucción en torno a tres ejes, que coinciden con las diferentes propuestas realizadas por los líderes empresariales que han pasado a lo largo de la última semana por el foro de CEOE: digitalización, sostenibilidad y transparencia.

"Antes o después la crisis terminará y para entonces se producirá el debate de qué modelo económico queremos. Las administraciones públicas y empresas no podemos bajar la guardia. Hay que reforzar la resiliencia. Debemos adaptar el sistema productivo para que se mantenga activo ante esta nueva realidad. En este sentido, es fundamental incentivar y apoyar a las empresas en la transformación digital", ha subrayado.

Del mismo modo, Gonzalo Sánchez, presidente de PwC España, urgió medidas enfocadas en el largo plazo para "empezar a poner en marcha proyectos que sean útiles y sirvan para resolver problemas estructurales". Entre ellos, Sánchez mencionó, precisamente, la digitalización, la transición ecológica o la baja industrialización.

Además, destacó la fortaleza del sistema financiero español, y rechazó una posible subida de impuestos para la banca dado que será la palanca que posibilite la financiación necesaria para reconstruir la economía tras la crisis. "Existe mucha liquidez en los mercados, pero falta certidumbre. Tenemos un sector financiero muy fuerte. Las entidades españolas tienen modelos de gestión excelentes y balances saneados. No se pueden tomar medidas que penalicen al sector financiero porque lo vamos a necesitar", ha expresado.

Protección de las pymes

Por otro lado, Pedro Mateache, presidente de AT Kearney España, alertó del impacto que tendrá la menor actividad y reducción de costes de las grandes empresas en pymes y su cadena de proveedores. En ese sentido, instó a dar apoyo a las pequeñas y medianas empresas para digitalizarse, diversificar su negocio y expandirse internacionalmente.

"Muchas empresas industriales sufrirán impactos sin precedentes y van a necesitar ayuda, imaginación y capacidad de transformación. Muchas de estas empresas que están abajo en la cadena de suministros son las que con más intensidad van a sufrir el impacto de la crisis y las más pequeñas y menos diversificadas tendrán más complicado sobrevivir", ha explicado.

Igualmente, Domingo Mirón, presidente de Accenture España. Al igual que sus homólogos en la mesa, reclamó medidas enfocadas en el largo plazo y que tengan en cuenta los problemas estructurales de la economía española. De esta forma, pidió que el plan de reconstrucción esté alineado con los pilares de la UE y se base en digitalización y sostenibilidad.

"Tradicionalmente España ha sido referente en Servicios, Construcción y Turismo. Pero la pandemia los ha impactado y hemos visto la necesidad de incorporar otras áreas para el país que puedan balancear esa excesiva dependencia, como es la Industria y las tecnologías de la información y comunicación", ha valorado, y ha añadido que "en estos meses las TIC nos han demostrado la capacidad de escalar y superar los problemas extraordinarios. Son uno de los pilares para reconstruir la economía del siglo XXI como catalizadores de competitividad y resiliencia".

Además, Mirón enumeró 20 medidas dirigidas a grandes empresas, administración pública, personas, pymes y autónomos e infraestructuras con un enfoque digital, ya que "la digitalización nos llevará a la competitividad, eficiencia y resiliencia", ha finalizado.

Normas
Entra en El País para participar