Aena sumará a las tarifas de las aerolíneas los costes por el control del Covid-19

La nueva carga se repercutirá en el actual DORA, hasta 2021, o en sucesivos

Aena coronavirus
Pasajeros procedentes de Lima (Perú) el pasado sábado en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

El Gobierno ha dado a Aena la orden de mantener y gestionar los controles sanitarios en sus aeropuertos una vez levantado el estado de alarma el día 21. Y, como novedad, le otorga la potestad de recuperar los costes por la vía de las tarifas que pagan las aerolíneas.

El Real Decreto-ley de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria del Covid-19, que salió ayer del Consejo de Ministros, establece que Aena pondrá al alcance de Sanidad Exterior, de forma temporal, “los recursos humanos, sanitarios y de apoyo, necesarios para garantizar el control sanitario de la entrada de pasajeros de vuelos internacionales”.

La CNMC supervisará la factura por el servicio sanitario de Aena, así como su recuperación

Los términos de esta colaboración van a acordarse entre Sanidad y la propia Aena a través de un convenio que será firmado en los próximos días. En él vendrán definidos los efectivos previstos para los controles. Aena, que no ha ajustado su plantilla durante la presente crisis, pese al derrumbe de la actividad aérea y la reducción de capacidad en los aeropuertos, tiene vía libre para contratar personal en este apoyo a Sanidad por el procedimiento de emergencia.

Los gastos de plantilla o materiales, que dependerán de intangibles como el volumen de turistas que vengan a España en los próximos meses o de la existencia de rebrotes en la pandemia, irán con cargo a las tarifas aeroportuarias de este y sucesivos años hasta su recuperación.

La senda tarifaria, supervisada por la CNMC y ajustada en regulaciones quinquenales, viene marcada desde 2017 por el compromiso de no recoger incrementos interanuales hasta 2027, salvo en situaciones excepcionales. En su cálculo se tienen en cuenta el tráfico previsto, los costes del gestor aeroportuario o las inversiones. El Covid-19 se convierte ahora en un extra tarifario, si bien el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha anticipado que podrían utilizarse ciertas bonificaciones en las tarifas para incentivar el tráfico.

Además del gasto por los controles, Aena también tendrá derecho a recuperar el coste de las “medidas operativas de seguridad e higiene que deba adoptar como consecuencia de la pandemia Covid-19”, explicita el Real Decreto-ley.

Los costes que gravarán la tarifa aeroportuaria sería minorada por eventuales ayudas recibidas por Aena

El Gobierno también atribuye la labor de control sanitario a las autoridades portuarias, para las que se prevén fondos procedentes de la UE para compensar los gastos derivados de la crisis sanitaria. De no ser así, los puertos podrán repercutir sus nuevos gastos en la tasa correspondiente al pasaje.

Control de la CNMC

Estas nuevas partidas por medidas sanitarias, en el caso de Aena, serán incluídas en el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA), cuya primera edición abarca el periodo 2017-2021. La factura derivada de la prevención del Covid-19 se someterá, por tanto, a la supervisión de la CNMC.

“En el cálculo de la recuperación de los costes efectivamente incurridos por la colaboración en la realización de los controles de sanidad en el entorno aeroportuario y las medidas operativas de seguridad e higiene adoptadas, se descontarán las posibles subvenciones u otro tipo de ayudas económicas que pueda recibir Aena para llevar a cabo estas actividades”, matiza el decreto conocido ya como el de la Nueva Normalidad. De este modo, el impacto podría minorarse.

También está previsto un posible alivio a las aerolíneas, que soportan una crisis histórica, con el reparto de los costes en varios años: “Si no pudieran recuperarse en el marco del DORA 2017-2021, con el objetivo de minimizar el impacto de su aplicación sobre el sector, podrán ser recuperados, debidamente capitalizados, en cualquiera de los siguientes DORAs”.

Hasta ahora, el sector aéreo ha situado a Aena en el centro de sus reivindicaciones, reclamando desde exenciones tarifarias hasta la inversión en medidas de control sanitario. Así, las compañías buscan garantizarse que los pasajeros llegan al embarque sin síntomas de Covid-19.

La empresa pública ha aplazado durante esta crisis el cobro de la tarifa por estacionamiento a cientos de aviones paralizados, ha dejado de cobrar las rentas de los establecimientos comerciales de sus terminales o ha soportado las tarifas de vuelos con carga sanitaria.

Un marco tarifario sensible a nuevos costes

Tarifas a la baja. En este 2020, Aena opera con una rebaja tarifaria del 1,44%, frente al 1,17% de bajada que la compañía había propuesto a la CNMC. Su ingreso máximo anual ajustado por pasajero (IMAAJ) es de 10,27 euros. Aena venía de recortar tarifas un 2,22% entre el 1 de marzo de 2018 y el 1 de marzo de 2019. A partir de ese momento entró en vigor la propuesta tarifaria para 2019, consistente en la congelación del IMAAJ respecto al de 2018, fijado en 10,42 euros por pasajero.

El peso de los costes operativos. Sobre unos costes regulados de 2.500 millones al año, sobre un 45% responden a costes operativos, como son el de personal (12,6% del total), servicios de navegación aérea (7%) y seguridad (5,9%). Fuentes del sector esperan que el nuevo coste sanitario sea incluido junto a estas partidas y otras como las de suministro energético, conservación de los aeropuertos o servicios de limpieza.

Actividad aeronáutica. El esquema tarifario de Aena se basa en la recuperación de costes esperados, asociados a los servicios aeroportuarios básicos (incluidos los gastos de explotación) y la remuneración de los activos asociados a la prestación de esos servicios.

Normas
Entra en El País para participar