El aún hundido precio de los bancos les prescribe un futuro zombi

Los bajos tipos, y no tanto el temor a la deuda incobrable, explican su baja valoración

Edificio de Citibank en Canary Wharf (Londres).
Edificio de Citibank en Canary Wharf (Londres). REUTERS

Da testimonio de las sombrías perspectivas de los bancos europeos que una fuerte subida de sus acciones las siga dejando profundamente hundidas. Una explicación es que los inversores esperan un gran crecimiento de la deuda incobrable. Pero los bajos tipos perpetuos son la preocupación más honda.

Las 20 principales entidades de la región por valor de mercado han visto crecer sus acciones un cuarto de media en 10 días, pero siguen cotizando a dos tercios de su valor contable tangible a finales de marzo. Asumiendo un coste de capital del 10%, es consistente con un ROTE del 7%, por debajo del 8,9% promedio de los últimos dos años.

La pandemia ofrece claras razones para el pesimismo. Las provisiones subieron el primer trimestre ante el temor a una ola de incumplimientos. Pero el aumento de los créditos dudosos tendría que ser enorme para justificar el descuento. El lunes por la mañana, los bancos tenían un valor combinado de 579.000 millones. Si se esperara que cada uno obtuviera el mismo ROTE de los dos últimos años, deberían valer 813.000 millones. Una forma de justificar la diferencia sería que los bancos estuvieran a punto de cancelar el 3% de sus libros de préstamos, que valen 8,1 billones.

Pero eso es más del doble de las pérdidas que sufrieron en 2009. Además, el análisis ignora el hecho de que la mayoría siguen generando ganancias operativas, lo que amortigua las pérdidas por préstamos. Y los enormes gastos de reestructuración de Deutsche Bank sesgan las cifras.

Los inversores están probablemente más preocupados por los bajos tipos, que aprietan los márgenes. Los rendimientos siguen siendo negativos para los bonos alemanes con duraciones de hasta 15 años, y están por debajo del 1% para todos los de Gran Bretaña. Ello implica tipos muy bajos en el futuro próximo. Eso da más sentido a las expectativas de bajos rendimientos de capital. Los inversores piensan que los bancos evitarán el Armagedón de la deuda, pero se convertirán en zombis. Se necesitará un resurgimiento sostenido de los tipos a largo plazo para evitar ese destino.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías