Noticia patrocinada

Rápidos avances en la deshibernación

Los indicadores económicos siguen mejorando, aunque con dispersión y heterogeneidad según países y sectores

Recuperación económica Covid-19
Getty Images

Hace ya más de un mes que se inició la reapertura económica y no hay rebrotes de Covid-19 destacables. Los procesos de deshibernación continúan avanzando a diferentes ritmos según países y localidades de acuerdo a las determinadas características sociales y urbanísticas de cada una de ellas. Además, las expectativas de posibles vacunas van en aumento, aunque tardarán en llegar todavía bastantes meses.

A nivel macroeconómico, los indicadores siguen mejorando, aunque con dispersión y heterogeneidad según países y sectores: los grandes distribuidores ya tienen todas sus tiendas abiertas en EE UU, el PIB de China del segundo trimestre se espera que ya muestre crecimiento y los indicadores de expectativas económicas en Alemania se recuperan con rapidez.

Desde el punto de vista sectorial, aquellos relacionados con las tecnologías, la salud y la producción-distribución de alimentación están saliendo beneficiados; los industriales se adelantan en la recuperación a los servicios, pero estos están mejorando rápido con las noticias de las actuales reservas de restaurantes y la apertura del turismo internacional en cuestión de semanas.

Los indicadores de alta frecuencia también arrojan señales positivas al registrar un fuerte incremento los de movilidad privada y el de comercio, con normalización en el gasto pagado con tarjetas bancarias y el resurgimiento de las reservas de alojamientos turísticos. La recuperación del precio del petróleo refleja y apoya, sin dudas, la reactivación que está experimentando el entorno global.

La Reserva Federal y el Banco de Inglaterra se están viendo presionados por el mercado hacia los tipos de interés negativos, pero se resisten a actuar en ese sentido ante la falta de efectividad evidenciada en las experiencias vistas en otros países. Mientras que, en el ámbito fiscal, se esperan fuertes incrementos en los déficits de los países más impactados por la pandemia, entre ellos Italia, España y EE UU; pero la gestión de los bancos centrales, a través de los programas de recompras de activos, aumentado recientemente el del BCE, está teniendo un efecto positivo. Este hecho, unido al ambicioso plan de recuperación Next Generation EU de la Comisión Europea, están reduciendo significativamente las primas de riesgo de la deuda pública en la zona euro.

Los mercados financieros han seguido recuperando terreno, con buen comportamiento en los activos de renta fija gubernamentales y corporativos, así como en renta variable, donde los mercados europeos y los sectores financieros y cíclicos tomaron el relevo alcista. Las compañías tratan de ajustar plantillas y reducir sus costes, pero, en términos generales, mantendrán el gasto en inversión. Ciertas tendencias se están reacelerando, como las inversiones en digitalización, estrategias omnicanal y medios de pago online por el fuerte crecimiento de las ventas por internet.

A corto plazo, la clave reside en alcanzar la apertura total de la economía y la mejora continuada de los indicadores económicos.

César Martínez Martin es director de asesoramiento y análisis de producto de Bankia.

Normas
Entra en El País para participar