Noticia patrocinada

Covid-19, la economía está ya en reactivación

La Bolsa americana ha tenido una recuperación histórica en abril

Covid-19, la economía está ya en reactivación

La reapertura será paulatina; Europa ya anunció sus planes desde principios de mayo y EE UU, en estos momentos, tiene más de la mitad de su economía en una fase significativa de reactivación. En este proceso de desescalada, resulta fundamental la realización masiva de test. Este aspecto podría incrementar los nuevos casos de contagios, pero sería positivo si la ratio “nuevos casos frente a test realizados” continúa descendiendo.

La economía mundial está saliendo del abismo, tal y como revelan los últimos datos publicados. China tocó fondo en febrero, siendo los sectores industriales, de infraestructuras y propiedad los que lideraron el camino de la normalización y, ahora, el sector servicios emite buenas señales de progreso. Y, en Occidente, los primeros pasos se han dado desde finales de abril. Los signos de mejora ya se están reflejando en las tendencias de movilidad, las transacciones con tarjetas de crédito, las tasas de ocupación de hoteles, la demanda de energía y las expectativas de los consumidores han mejorado. Entre los focos a vigilar destacan las solicitudes de desempleo, el comercio internacional y la demanda de petróleo.

En el apoyo institucional destaca el nuevo paquete de ayuda financiera (0,5 billones de dólares) aprobado por el Congreso y Senado de EE UU y la flexibilización del colateral del BCE al admitir emisiones de bajos ratings en las líneas de liquidez. En todo caso, La Fed pidió un incremento del esfuerzo fiscal ya que hay preocupación sobre factores clave como la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia, el riesgo de reducción de capacidad productiva, el deterioro de la empleabilidad de los trabajadores en paro y la dimensión global de la crisis.

En los mercados financieros, en renta fija ha destacado la presión al alza en los tipos de interés en las curvas europeas por el aumento esperado del volumen de emisiones de deuda pública para financiar los fondos de ayuda. Obviamente, las cifras de déficits fiscales y deuda sobre PIB alcanzarán nuevos récords a nivel país y global. En cuanto a la renta variable, el mes de abril registró una recuperación histórica, con EE UU a la cabeza y ganando terreno las pequeñas compañías. Si los tipos de interés continuaran repuntando sería muy positivo para las compañías value.

Respecto a los beneficios empresariales del primer trimestre del año, muestran reducciones medias del 16% respecto a 2019, pero dos tercios están batiendo las estimaciones en beneficios y ventas. Destacan positivamente las grandes empresas que ya venían en cabeza (Amazon, Netflix, Microsoft, Apple) y negativamente la banca, por las fuertes provisiones, y los sectores de energía y aerolíneas, por el negativo momentun.

A corto plazo, la clave sigue residiendo en la continuidad de la paulatina reapertura y la ausencia de rebrotes relevantes.

César Martínez Martin es director de asesoramiento y análisis de producto de Bankia. 

Normas
Entra en El País para participar