Aerolíneas

IAG desliga la compra de Air Europa de la crisis de British y estudia recurrir las cuarentenas en Reino Unido

Willie Walsh fija como estratégico mantener las posiciones de la aerolínea británica en el aeropuerto de Heathrow

Willie Walsh, consejero delegado de IAG.
Willie Walsh, consejero delegado de IAG.

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha señalado en una entrevista concedida a Sky News que si Iberia avanza en la toma de Air Europa, pactada en 1.000 millones y en la que se trata de revisar el precio, es por el interés de la compañía que preside Luis Gallego. Sin embargo, Walsh ha subrayado que British Airways no es la que compra ni se verá afectada por esa operación.

El ejecutivo sale al paso de este modo, de las críticas que IAG está soportando en Reino Unido por el ajuste de empleo previsto en la aerolínea británica y la inversión proyectada en España. Los responsables de British han avanzado la intención de ajustar en un 28% de la plantilla, lo que supone el despido de unos 12.000 empleados. Al respecto, ya hay contactos con el sindicato de pilotos Balpa y se insta al resto de representantes de los trabajadores, especialmente al sindicato Unite, a negociar. De no alcanzarse un acuerdo, se especula ya con un tijeretazo de varios miles de empleados más. De momento, Walsh asegura que no hay una decisión tomada sobre el alcance de los despidos.

El CEO de IAG señala que British Airways ha extremado los recortes de gastos para evitar salidas de caja y está agotando todas las vías para reforzar su liquidez. A renglón seguido, se abre a la solicitud de préstamos garantizados por Reino Unido si es que se activa esta solución para sostener al sector aéreo del país.

Lo que no deja de hacer el ejecutivo es cargar contra la decisión de imponer cuarentenas a los viajeros que entren en el país, prevención que califica de “irracional y desproporcionada”. De hecho, ha anunciado posibles acciones legales contra esa iniciativa del Gobierno de Boris Johnson, que otro gigante como Ryanair asegura que secundaría. IAG defiende que las cuarentenas torpedearían la recuperación del sector aéreo británico en el mes de julio.

El reto de mantener el liderazgo en Londres

Otro desafío al que se enfrenta la mayor compañía aérea de IAG es el del mantenimiento de los slots en el aeropuerto londinense de Heathrow, lo que se ha convertido en prioridad absoluta para el holding que también engloba a la citada Iberia, Vueling y Ar Lingus.

En una carta enviada por Alex Cruz, CEO de British Airways, a los empleados de la aerolínea, se asegura que IAG está quemando 178 millones de libras (200 millones de euros) a la semana con las flotas paradas, lo que supone un riesgo cierto para la supervivencia de la propia British mientras no se reanude la actividad.

Cruz llama la atención sobre una campaña de los sindicatos GMB y Unite para que se quiten slots a la compañía en el aeropuerto de Heathrow, lo que entiende como una amenaza para los empleos.

Normas
Entra en El País para participar