Las Big Tech tientan a los antimonopolio comprando ‘startups’

En plena pandemia, podrían tratar de justificarlo diciendo que una pequeña empresa fracasaría sin sus ofertas

Logo de Facebook en 3D, entre muñecos de juguete.
Logo de Facebook en 3D, entre muñecos de juguete. REUTERS

Las Big Tech están tentando a los antimonopolio. Facebook, Microsoft y Apple siguen de juerga compradora de startups, pese a la pandemia. Microsoft ha comprado o invertido en cinco este año (dos en mayo). Apple ha adquirido al menos cinco, incluida Inductiv, de aprendizaje de máquinas. Facebook ha comprado o invertido en cuatro: la última, la base de datos GIF Giphy, por 400 millones de dólares. Los reguladores de EE UU están examinando las operaciones, pero su trabajo se ha visto frenado por el virus.

Los procompetencia han dado señales de que las operaciones pequeñas, que se dejaban pasar, atraerían más escrutinio. En febrero, la Comisión Federal de Comercio (FTC) emitió órdenes especiales a las cinco mayores tecnológicas para que dieran datos sobre acuerdos pasados que habían caído por debajo de cierto umbral (90 millones en 2019).

La preocupación es que estén comprando para absorber o cerrar competidores incipientes. Fuera del sector tecnológico, la empresa de maquinillas de afeitar Edgewell Personal Care desechó su acuerdo para comprar Harry’s después de que la FTC intentara frenarlo. Y la compra de Instagram por Facebook en 2012, por mil millones, tiene moraleja: ese acuerdo, pequeño entonces, le dio en última instancia una mayor cuota en las redes sociales.

En medio de la crisis de la pandemia, las Big Tech podrían tratar de justificar sus acuerdos argumentando que una pequeña empresa fracasaría sin sus ofertas. En la medida en que se distraigan los reguladores, algunos pueden pasar de largo. Google está en conversaciones para adquirir D2iQ (nube), que acaba de despedir a decenas y prevé una caída del 40% de las ventas.

Una de las áreas que más preocupa es el impacto en los consumidores. La compra de Giphy, que se integrará en Instagram, mejorará la experiencia del usuario. Pero además, Facebook obtendrá más datos, lo cual ya preocupa en Washington. A medida que las tecnológicas se vuelven más poderosas, estarán tentando a la suerte.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías