Trabajadores de Nissan protestan ante un concesionario de Renault y cortan una entrada a Barcelona

Los concentrados han empapelado la instalación con lemas como "Renault, cómplice de Nissan"

Cientos de personas protesta contra el cierre de las plantas de Nissan en Barcelona ante un concesionario de Renault de Esplugues de Llobregat (Barcelona), este martes.
Cientos de personas protesta contra el cierre de las plantas de Nissan en Barcelona ante un concesionario de Renault de Esplugues de Llobregat (Barcelona), este martes. EFE

Cientos de trabajadores de Nissan han cortado la carretera B-23 a la altura de Sant Joan Despí (Barcelona) en dirección a la capital catalana para protestar contra el cierre de las plantas.

Los empleados se han concentrado esta tarde ante un concesionario Renault de Esplugues de Llobregat (Barcelona) para protestar por el cierre de las plantas de la compañía japonesa en Barcelona y, tras empapelar y tirar huevos a la fachada del edificio, se han marchado en manifestación hasta cortar la autovía B-23.

El comité de empresa ha convocado la tercera movilización desde el anuncio del cierre de las plantas de Barcelona ante un concesionario Renault para interpelar a la marca francesa en el conflicto laboral, bajo la alianza que mantiene con Nissan y Mitsubishi.

En concreto, los trabajadores han reclamado al presidente de Renault España y de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), José Vicente de los Mozos, "que no se limpie las manos", pues la compañía francesa gestiona la zona de Europa dentro de la alianza con Nissan.

Los concentrados han empapelado el concesionario con carteles con lemas en contra del cierre de las plantas de Barcelona como "25.000 familias en lucha", "Sin industria no hay país", "Futuro para Nissan", "Renault, cómplice de Nissan", o con los rostros del encargado de desmantelar las plantas y antiguo director de operaciones, Frank Torres, y de De los Mozos.

Los trabajadores han tirado huevos a la fachada del concesionario, han entonado cánticos como "¡si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra!", "Nissan no se cierra" y han mostrado pancartas en contra del "harakiri" de la compañía al sector.

El cierre de las tres plantas de Nissan, ubicadas en la Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca, supone el despido de unos 3.000 trabajadores directos y afecta a 25.000 trabajadores indirectos más.

Normas
Entra en El País para participar