El mundo empresarial alza la voz contra el racismo en Estados Unidos

Altos cargos de grandes firmas rechazan la reciente muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía

Manifestantes en Chicago ante un memorial en honor de George Floyd, afroamericano que murió bajo custodia policial.
Manifestantes en Chicago ante un memorial en honor de George Floyd, afroamericano que murió bajo custodia policial. AP

Mark Mason, además de jefe de finanzas de Citi, es uno de los directivos afroamericanos con una trayectoria más dilatada entre las empresas que cotizan en Wall Street. Mason no quiso dejar pasar su proyección para denunciar la muerte del también afroamericano George Floyd, sucedida la semana pasada, cuando se encontraba bajo arresto por parte de la policía de Minesota. Alentado por su familia, publicó un artículo en el blog del banco norteamericano, titulado ‘No puedo respirar’, la frase que repitió Floyd repetidamente antes de morir mientras le inmovilizaban.

Las protestas de la calle en numerosas ciudades de Estados Unidos se han trasladado al mundo empresarial, también fuera del país norteamericano. La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha lamentado en su cuenta de Twitter lo sucedido: “Cuesta ver este vídeo de George Floyd bajo custodia. Pero citando a Ta Nehisi Coates [un escritor y periodista] debemos “ser ciudadanos conscientes de este mundo terrible y hermoso”. Botín ha acompañado el mensaje con otro tuit de la cuenta de la división estadounidense del banco en el que se pide respeto hacia la diversidad.

Mark Zuckerberg ha expresado a través de la red social de la que es el fundador que “el dolor de la semana pasada nos recuerda cuánto debe hacer nuestro país para darle a cada persona la libertad de vivir con dignidad y paz". En esa publicación, el creador de Facebook ha anunciado una donación de 10 millones de dólares para grupos que “trabajan por la justicia racial”.

Respuesta unánime

Un reguero de objeciones y críticas de altos cargos de importantes compañías han puesto en entredicho la postura negacionista del presidente Donald Trump, quien ha avivado el conflicto tras describir las protestas populares como “actos de terrorismo nacional”. Thasunda Brown Duckett, directora general de banca de consumo en el banco JP Morgan Chase, se ha significado con contundencia en LinkedIn: “Estamos en 2020 y ya es suficiente. No podemos mantenernos más tiempo en silencio”.

Brown, como Mason, forma parte del reducido grupo de afroamericanos que ocupan puestos de responsabilidad en el mundo financiero estadounidense. Al ampliar el foco, se aprecia la desigualdad racial en ámbitos como el laboral. Entre la población afroamericana activa en EE UU, la tasa de paro en abril se situó en el 16,7%, más de dos puntos porcentuales por encima de la población de raza blanca (14,2%) y también superior al paro entre los asiáticos (14,5%), según datos de la Oficina de Empleo. Las diferencias se repiten en la serie histórica de empleados y personas en paro según su raza.

Para el empresario Robert Smith, fundador de la firma de capital riesgo Vista Equity, el asesinato de Floyd y otros recientes, como el disparo mortal de un expolicía sobre Ahmaud Arbery mientras hacía deporte, le retrotrajeron a un episodio de violencia racial de un ser querido: el homicidio por arma de fuego de su tío a manos de un trabajador blanco de una gasolinera. Smith, a través de un comunicado a sus empleados, señaló: "Esto fue hace casi 50 años, y el dolor aún persiste. Cuando veo la cara de George Floyd, Ahmaud Arbery o Christian Cooper, me veo a mí mismo como un joven; veo los rostros de mis hijos, y me recuerda las muchas veces en las que no he sido juzgado por mi valía sino por el color de mi piel".

Ken Frazier, presidente y director ejecutivo de la multinacional farmacéutica Merck, también habló sin tapujos durante una entrevista a la CNBC. El ejecutivo afroamericano señaló que las protestas son la respuesta a la tardanza de las autoridades en actuar contra los responsables de la muerte de Floyd: "Lo que la comunidad afroamericana ve en esa cinta es que este hombre afroamericano, que podría ser yo o cualquier otro hombre afroamericano, está siendo tratado como menos que un humano", aseveró tajante Frazier. Mientras tanto, las protestas siguen recorriendo Estados Unidos de costa a costa.

Normas
Entra en El País para participar