CaixaBank ofrece fondos ‘low cost’ con rebalanceos en base a algoritmos

Smart Allocation es un servicio de gestión de carteras con ajustes automáticos

Una oficina de CaixaBank Banca Privada, en Alicante.
Una oficina de CaixaBank Banca Privada, en Alicante.

CaixaBank ha lanzado hoy un nuevo servicio de gestión discrecional de carteras. A través de esta fórmula, el cliente firma un contrato de gestión con el banco, que se encarga de ir movilizando sus inversiones, a cambio de una comisión explícita. La nueva fórmula, llamada Smart Allocation, identifica distintos escenarios de mercado para ajustar el nivel de riesgo de la cartera modificando el peso de la Bolsa dentro de cada perfil.

Están dirigidas a clientes asesorados de banca privada y banca 'premier' que quieren tener exposición a mercados financieros atenuando el efecto de los extremos de los ciclos de valoración en renta variable. Se pueden contratar con una inversión inicial de 6.000 euros.

El modelo matemático de las Smart Allocation utiliza variables que analizan el ciclo económico, el valor relativo entre los activos y las tendencias a corto plazo en los precios. Teniendo en cuenta estas tres variables, el modelo identifica distintos escenarios de mercado que generan ajustes en la cartera.

De esta manera, si el modelo anticipase la llegada de un periodo bajista, la cartera disminuirá de manera significativa la exposición a Bolsa. Por el contrario, el modelo requiere de una mayor confirmación de los escenarios alcistas para incrementar las posiciones.

Esta nueva gama de carteras permite elegir entre distintos perfiles en función del peso en renta variable y de acuerdo a las expectativas de rentabilidad del cliente y al horizonte temporal de la inversión: Tranquilidad (máximo de 30% en renta variable y con un horizonte a 4 años); Patrimonio (máximo de 60% en renta variable, de 4 a 6 años) e Inversión (máximo de 100% en renta variable, con un horizonte superior a 6 años).

Con este nuevo servicio, la entidad completa su oferta de gestión discrecional con dos gamas diferenciadas: la gama Smart, que invierte en fondos de gestión pasiva y compuesta por las carteras Smart Money y Smart Allocation, de gestión indiciada; y la gama Master, de gestión activa con el asesoramiento de terceras gestoras internacionales.

Además, CaixaBank abre Ocean, su plataforma digital de gestión de fondos de terceras gestoras, a todos sus clientes, y permite aportaciones desde 600 euros.

La gestión discrecional de carteras es una modalidad de servicio financiero que se ha popularizado tras la entrada en vigor de la directiva de mercados financieros (Mifid II), hace dos años. Esta normativa buscaba deslindar claramente cuándo hay pura venta de fondos, y cuándo se está produciendo un servicio efectivo de asesoramiento. También exigió una mayor claridad en las comisiones que aplican las gestoras.

CaixaBank, desde antes de que se aprobara Mifid II, ya optó por ir proponiendo a sus clientes una transición de la venta simple de fondos, a modelos de gestión discrecional de carteras. En estos servicios, los fondos tienen comisiones ultrabajos y, a cambio, el cliente paga una comisión directa (con factura e IVA) a la gestora, por administrar sus inversiones. CaixaBank se han convertido en líder de este formato, con 25.000 millones gestionados, un tercio del total en España.

Normas
Entra en El País para participar