CaixaBank vende a sus clientes ricos fondos ‘low cost’ y fondos de gestoras españolas

El 59% del dinero de banca privada de la entidad está en fondos de terceros

Una oficina de CaixaBank, en Valencia.
Una oficina de CaixaBank, en Valencia.

CaixaBank acaba de lanzar un supermercado de fondos para sus clientes de banca privada (aquellos que tengan más de 500.000 de patrimonio en la entidad. Esta nueva herramienta permite adquirir fondos índice (fondos de bajo coste que replican la evolución de índices bursátiles), así como fondos de otras gestoras españolas, algo impensable hace poco en este mercado.

"Creemos firmemente en la filosofía de Mifid 2 [la nueva regulación para productos financieros] y esto pasa por favorecer la contratación de fondos de terceros y por una absoluta transparencia en las comisiones que cobramos a los clientes", explica Víctor Allende, director ejecutivo de banca privada y banca premier de CaixaBank.

La nueva plataforma se denomina Ocean, y dispone de más de 2.000 fondos de inversión de 140 gestoras, mayoritariamente extranjeras. Entre las españolas está la firma de inversión en valor Magallanes Value. "Iremos incorporando otras gestoras españolas, pero necesitamos que tengan producto en Luxemburgo o que dispongan de cuentas omnibus [que garantizan el anonimato del cliente final], que estén en la plataforma Allfunds y que permitan cobrar comisiones de custodia", apunta Allende en un encuentro con prensa. El directivo no descarta que en un futuro lleguen a tener fondos de Santander o de BBVA en la plataforma -"¿por qué no? Si lo importante es el asesoramiento al cliente hay que permitirle acceder a los mejores fondos".

Entre los 2.000 fondos también hay fondos índice, como uno de la gestora estadounidense Vanguard que replica la evolución del índice S&P 500.

El departamento de banca privada de CaixaBank asesora fondos de inversión de clientes por un importe de 30.300 millones de euros. El 59% de este importe se trata ya de fondos de terceras gestoras, la mayoría contratados a través de un servicio de gestión discrecional de carteras (un contrato por el que el inversor delega toda la gestión de sus fondos en CaixaBank).

La plataforma Ocean está disponible por ahora para los clientes más ricos, pero los planes del banco pasan por extenderla a los clientes de banca personal, aquellos que tienen más de 60.000 euros de patrimonio financiero.

La normativa Mifid 2 está revolucionando el sector de la banca privada. Esta legislación, originada en las instituciones de la Unión Europea, restringe mucho las posibilidades que tienen los bancos para cobrar por comercializar fondos de inversión. Para hacerlo deben acreditar que están aportando un valor añadido al cliente, ya sea por las recomendaciones de inversión o permitiendo el acceso a fondos de inversión de terceras gestoras.

Los clientes ricos de CaixaBank tendrán tres modalidades para acceder a la plataforma de fondos Ocean (desarrollada por Allfunds):

  • Compra directa de fondos. Los clientes que quieran acceder a este servicio solo pagarán una comisión de custodia del 0,75% pero, a cambio, recibirán la devolución de las comisiones de retrocesión que cobre CaixaBank ("que pueden superar el 0,6%", apunta Allende.
  • Asesoramiento no independiente. Este era el formato habitual que había antes en banca privada. En este caso, CaixaBank no cobrará la comsiión de custodia, pero sí la de comercialización.
  • Asesoramiento independiente (servicio Wealth). El cliente firma un contrato y paga una comisión directa al banco que será de, al menos, 30.000 euros al año. El banco comprará para el cliente fondos con comisiones muy bajas. Ya hay 153 clientes en este servicio, con más de 2.500 millones de euros asesorado.
Normas