Bruselas pide a España que sanee sus cuentas a medio plazo tras atender la emergencia

Insta al país a tomar medidas para preservar el empleo y garantizar liquidez a las empresas y autónomos pero insta al Gobierno a acometer ajustes fiscales cuando sea posible

Comision Europea España
Sede de la Comisión Europea y a su lado, una obra del atista belga NovaDead con un mensaje europeísta para el futuro

La Comisión Europea asume que la prioridad para España es atender la emergencia sanitaria, económica y social que ha causado la pandemia del coronavirus Covid-19, pero le advierte de que después deberá tomar las medidas fiscales necesarias para sanear las cuentas públicas y garantizar la sostenibilidad de su elevado volumen de deuda “a medio plazo”.

Así figura en el informe específico de recomendaciones para España emitido por Bruselas este miércoles en el marco de la publicación de sus directrices anuales para todos los estados miembros, que se centran este año en el impacto del coronavirus.

En su escrito, Bruselas recuerda que la Unión Europea ha activado la cláusula general de escape que permite a los estados miembros aparcar sus objetivos de reducción de déficit y deuda pública ante la situación excepcional desatada por el virus.

A partir de ahí, la Comisión Europea establece como prioridades para España las medidas de apoyo al mantenimiento del empleo, como los ERTE, los incentivos a la contratación, el refuerzo de la protección contra el desempleo y la implantación de un esquema de ingresos mínimos para las familias.

También reclama que el país ponga el foco en facilitar liquidez a las pequeñas y medianas empresas o a los trabajadores autónomos para evitar que la falta de recursos acabe derivando en problemas de solvencia.

Una vez atendidas estas necesidades, en todo caso, la Comisión Europea conmina a España a establecer medidas para reducir su déficit público, que saltará este año del 2,8% al entorno del 10%, y de deuda, que avanzará del 95,5% al 115%, según el propio Gobierno. Esto implicaría impulsar reformas para elevar los ingresos o rebajar los gastos públicos.

“El coronavirus nos ha golpeado como un asteroide, dejando en la economía europea un agujero semejante a un cráter”, ha declarado Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión y responsable de Una Economía al Servicio de las Personas, avanzando que a corto plazo las miras de Bruselas están puestas en “la inversión en sanidad pública y en la protección de los empleados y de las empresas”. A partir de ahí, sin embargo, Dombrovskis conmina a los socios europeos a organizar una vuelta coordinada a la senda del crecimiento sostenible, a emprender reformas que mejoren la productividad y, “una vez que las condiciones lo permitan” trabajar en “alcanzar un equilibrio entre el logro de la sostenibilidad fiscal y el estímulo de la inversión”.

En este contexto, estas son algunas de las principales recomendaciones incluidas por la Comisión Europea en el informe dirigido específicamente a España:

Cláusula de escape

La cláusula de escape decretada por la Comisión Europea cuando el coronavirus empezó a golpear con fuerza a Europa permite a los socios desviarse temporalmente de la senda de gasto fijada por Bruselas sin tener que dar cuentas al Ejecutivo Comunitario ni estar sujetos a posibles sanciones. También permite a las capitales destinar y movilizar todos los recursos necesarios hacia, en este caso, la lucha contra los efectos de la pandemia. En sus recomendaciones hacia España, la Comisión insta al país a aprovechar al máximo esta cláusula, y "tomar todas las medidas necesarias para abordar la pandemia, sostener la economía y apoyar la recuperación posterior". Más adelante, cuando la situación lo permita, Bruselas anima a España a perseguir políticas fiscales encaminadas a lograr una solvencia a medio plazo y garantizar la sostenibilidad de la deuda, al tiempo que mejorar la inversión.

Empleo

En lo relativo al mercado laboral, Bruselas asegura que España debe "apoyar la creación y mantenimiento del empleo a través de mecanismos que preserven los trabajos e impulsen la contratación efectiva y el desarrollo de habilidades". La Comisión enfatiza en la necesidad de proteger contra el desempleo especialmente a trabajadores temporales. También pide mejorar la cobertura y la adecuación de los esquemas de ingresos mínimos y mecanismos de apoyo a las familias. Otro elemento del documento de Bruselas es el realtivo al empleo digital, con vistas a un mayor calado del teletrabajo. En este sentido, pide a España mejorar el aprendizaje y las habilidades digitales.

Liquidez

Otra de las peticiones expresas del Ejecutivo Comunitario es la de hacer efectivas las medidas decretadas para proporcionar liquidez a las empresas, con el foco puesto en las pymes y en los autónomos. En esta línea, Bruselas insiste en que esta inyección de dinero debe llegar cuanto antes, "evitando posibles retrasos". También pide al país poner en marcha proyectos de inversión pública dirigidos a estas medianas y pequeñas empresas, así como promover la inversión privada para fomentar la recuperación económica. La Comisión insta a que buena parte de esta inversión se centre en la transición verde y digital, en particular en el fomento de la investigación y la innovación, la producción energética limpia y eficiente y en la gestión del agua, los residuos y el transporte sostenible.

Turismo

En sus recomendaciones, la Comisión, consciente del peso que tiene la industria turística en ciertas regiones de España, "como las de costa mediterránea, Andalucía, las Islas Baleares y las Islas Canarias, donde más de una cuarta parte de los empleos están vinculados a ese sector", pide al país llevar a cabo las políticas necesarias para que la recuperación no sea asimétrica dentro del propio territorio nacional.

Sistema de salud

El estallido de la pandemia, explica la Comisión, ha ejercido una presión sin precedentes sobre el sistema público de salud español, revelando algunas de sus deficiencias y su vulnerabilidad. La acción a corto plazo e inmediata, comprende Bruselas, se ha centrado en fortalecer las capacidades de contención, en reforzar la seguridad de los trabajadores sanitarios y en salvar vidas. Más adelante, sin embargo, "los esfuerzos deberían concentrarse en mejorar la resiliencia del sistema de salud. para que pueda reanudar su rendimiento óptimo lo más rápido posible y hacer frente a nuevos choques de manera óptima".

La pandemia, continúa la Comisión, "ha revelado problemas estructurales existentes. Algunos se derivan de ciertas deficiencias en la inversión en infraestructuras físicas y en la contratación y las condiciones laborales de los trabajadores de la salud". También existen disparidades regionales en términos de gasto, recursos físicos y personal. Así, en el medio plazo, "será importante asegurar que la probable disminución de los recursos debido a la recesión económica no afecte a la cobertura de atención médica y a su acceso".

La UE también reconoce los problemas de abastecimiento de material sanitario y conmina al país a establecer planes de contingencia para almacenar y acceder a este tipo de recursos en caso de otra crisis similar.

Reforma fiscal europea

“La pandemia de Covid-19 y las medidas de contención necesarias han supuesto un mazazo para las economías europeas”, ha señalado Paolo Gentiloni, comisario de Economía, aseverando que “actualmente, nuestras prioridades son reforzar nuestros sistemas sanitarios, apoyar a nuestros trabajadores y salvar nuestras empresas; y ello a pesar de que los retos que afrontábamos antes de la crisis no han desaparecido”.

“Con vistas al futuro, nuestros objetivos de inversión y reforma deben seguir centrados en realizar con éxito las transiciones ecológica y digital y garantizar la equidad social. Ello también significa que cada uno debe pagar la parte que le corresponde: no puede haber lugar para la planificación fiscal abusiva en una Europa de solidaridad y equidad”, ha advertido sobre las fuertes diferencias tributarias que se dan en el seno de la UE, sugiriendo la necesidad de abordar una suerte de reforma tributaria europea que homogeneíce el terreno de juego.

“El apoyo a los trabajadores, el reforzamiento de la protección social, la lucha contra las desigualdades y la garantía del derecho de las personas a desarrollar sus cualificaciones” son algunas de las prioridades actuales, ha apuntado por su parte Nicolas Schmit, comisario de Empleo y Derechos Sociales, convencido de que “la recuperación posterior a la crisis del coronavirus debe reforzar la resiliencia y la convergencia al alza orientándose al servicio de las personas”.

La respuesta del Gobierno

Desde el Ejecutivo han respondido a las recomendaciones de la Comisión asegurando que sus directrices están muy alineadas con la agenda del Gobierno en cuanto a refuerzo del sistema sanitario, atención a pymes, autónomos, inversión en I+D y coordinación con las comunidades autónomas.

Más allá, fuentes oficiales aseveran que “esta respuesta se enmarca dentro de una política fiscal responsable, en línea con las recomendaciones de la Comisión, con un esfuerzo fiscal sin precedentes”. “Recuperaremos la senda de reducción de déficit y deuda cuando volvamos al crecimiento económico, comprometidos con nuestros objetivos presupuestarios”, prometen.

Normas
Entra en El País para participar