La mitad de los españoles descarta viajar por turismo este verano por el Covid-19

La mayoría de los que harán planes opta por destinos nacionales. Un 42% reducirá su gasto en viajes incluso superada la crisis sanitaria

Encuesta post Covid Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Con el verano a la vuelta de la esquina, son muchos los que ya no visualizan poder disfrutar de unas vacaciones turísticas habituales en esta época del año. De hecho, la mitad de los españoles descarta viajar por turismo este verano, mientras solo un 37% afirma que lo hará optando por destinos nacionales y apenas un 9% saldrá al extranjero, según un informe de la consultora EY-Parthenon, que analiza la reacción de los consumidores ante la crisis sanitaria provocada por la pandemia y augura una lenta recuperación del sector.

De todas las personas que tienen pensado hacer planes vacacionales en verano dentro de España, el 19% señala que ya tenía previsto no salir del país, el 10% apunta que cambiará su destino por uno menos masificado y el 8% asegura que tenía pensado ir al extranjero pero que, dadas las circunstancias, no lo hará. Por comunidades autónomas, Galicia y Andalucía son las más pesimistas, con un 56% y un 53% de sus ciudadanos, respectivamente, que no harán turismo este verano, en tanto que 6 de cada 10 madrileños o castellanomanchegos tienen planificado irse de vacaciones.

Asimismo, incluso superada la crisis sanitaria, un 42% de la muestra total, basada en más de 2.000 personas, afirma que su gasto en turismo y viajes será menor que el de hasta ahora o incluso nulo, mientras que un 20% admite que será mayor y el resto se mantendrá en el mismo nivel de antes de la crisis. Los habitantes de la Comunidad Valenciana son los que se muestran más reticentes al gasto en este ámbito, con un 46% de entrevistados que asegura que bajará su nivel de gasto en este fin una vez superada la pandemia, al igual que la región de Castilla y León, seguida de Andalucía, con un 44%.

Además, el Covid-19 no solo cambiará la decisión de planificar las vacaciones, sino también las preferencias del consumidor en algunos aspectos, como por ejemplo, pagar más por tener flexibilidad en condiciones de cancelación y cambios de las reservas: un 67% de los entrevistados asegura que estaría dispuesto a ello, entre los que predominan los jóvenes y las clases acomodadas.

Por otro lado, la existencia de una vacuna contra el coronavirus será una parte importante en la recuperación y normalización del sector. Por lo pronto, un 36% de los entrevistados afirma que no volverá a volar y el 27% que no cogerá un tren hasta que no se cumpla esa condición. En cuanto al alojamiento, entre un 23% y un 28% no dormirá en un hotel ni alquilará un apartamento, pero seis de cada diez personas lo supeditan solo hasta la recuperación de la crisis sanitaria. Asimismo, el desarrollo de una vacuna también es fundamental para un 41% de los entrevistados que ponen esa condición para ir a un evento, así como para ir al cine o a un centro comercial (un 27%) o ir a un restaurante (un 19%).

Ocio y restauración

Así, el ocio y la restauración también afrontan unas perspectivas bastante negativas a medio y largo plazo. Incluso una vez superada la crisis sanitaria, tres de cada diez españoles afirma que reducirá su gasto en bares y restaurantes y uno de cada dos limitará o suprimirá sus salidas nocturnas. Entre estas cifras, destaca una caída más acusada entre las mujeres y los colectivos más vulnerables ante la crisis como los autónomos y los parados, según el informe que, además, apunta que los habitantes del País Vasco, junto a los de Castilla y León, son los que prevén gastar menos en bares, al contrario que los gallegos y los valencianos que optarán por la tendencia contraria una vez superada la crisis sanitaria. Asimismo, los madrileños, junto a los catalanes, son de los más precavidos y prevén un gasto más o menos igual que antes de la pandemia.

Con respecto a las medidas de protección que hay que adoptar para evitar la propagación del virus, el 70% de los consumidores no está dispuesto a pagar por una reserva o por disponer de una mesa con mayor espacio libre en un restaurante, ya que entiende que es obligatorio con las medidas aprobadas por el Gobierno.

El socio responsable de EY-Parthenon, David Samu, subraya que, aunque las actividades mencionadas reaccionarán de forma similar en los próximos meses, “es la restauración la que se recuperará con mayor rapidez por su menor dependencia del turismo internacional” y explica que esta crisis plantea un reto “sin precedentes” y que será importante la adaptación a la nueva normalidad.

El impacto de las actividades online

Casi la mitad de quienes viajan por trabajo creen que los traslados por motivos laborales se reducirán en gran medida como consecuencia del teletrabajo y el uso de medios virtuales, según el estudio, que destaca que esta nueva modalidad laboral puede ser otro detonante que hará lenta la recuperación del sector. De hecho, un 67% de los empleados encuestados asume que, tras el confinamiento, el trabajo desde casa aumentará y por ello, también se verá perjudicada la restauración, ya que que siete de cada diez personas afirma que si adopta esta modalidad laboral no comerá fuera de su casa, como sí podría hacerlo de manera habitual si trabaja de forma presencial, aunque los colectivos más jóvenes no descartan en nigún caso la opción de salir a desayunar o a tomar un café.

De una forma menos pesimista, el informe subraya que los servicios online de comida a domicilio se recuperarán hasta niveles de gasto cercanos a los anteriores a la pandemia. Si bien tres de cada diez españoles han reducido sus compras mediante este servicio durante el confinamiento, el 73% lo mantendrá o incrementará sustancialmente en la apertura inicial (meses en los que todavía hay restricciones importantes). Este porcentaje aumentará hasta cerca del 80% en la fase de recuperación (en el medio o largo plazo).

Normas
Entra en El País para participar