Los directivos del Ibex invierten 53 millones en sus empresas durante la crisis

Los altos cargos de más de la mitad de las firmas del índice adquirieron títulos; los ejecutivos apuestan por la recuperación de la Bolsa

Compra venta acciones directivos Ibex Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los analistas siempre advierten de que la marcha de los índices bursátiles anticipa los impactos en la economía real. A finales de febrero, antes de que la epidemia se convirtiera en pandemia, las Bolsas de todo el planeta empezaron a descontar los daños económicos. Pero marzo fue el mes en el que se notaron con más fuerza los efectos del Gran Confinamiento. El Ibex 35 sufrió el mayor desplome de su historia, al caer un 22,21%. Justo antes de que arrancara la cuarentena en España, los directivos y consejeros de compañías del índice han realizado operaciones de compraventa de acciones valoradas en 59 millones.

Según las notificaciones de los registros de las cotizadas en la CNMV entre el 9 de marzo –cuando el Ibex se hundió un 8% tras conocerse los contagios en Italia– y el 14 de mayo, la amplísima mayoría de las operaciones de los directivos han sido de compra, con más de 56 millones de euros. Aunque también se desprendieron de acciones por tres millones. En términos netos, la inversión total es de unos 53 millones.

Los gestores de las empresas consideran que a estos precios comprar acciones es un buen negocio. Los desplomes han llevado a las empresas a sus mínimos de más de una década o incluso históricos, como IAG, Meliá, Santander, Mediaset, Merlin y CaixaBank.

Así, los directivos de 21 de las empresas del Ibex han movido su cartera. Telefónica destaca por encima del resto. Los movimientos de los altos cargos de la teleco aglutinan una tercera parte del valor de las transacciones (23 millones de euros).

Los mayores movimientos los protagoniza el consejero Francisco Riberas, que, a través de la sociedad Halekulani de la que es administrador único, compró en marzo cinco millones de acciones valoradas en 20,7 millones de euros. El holding de participaciones industriales de La Caixa, Criteria, compró títulos valorados en 2,8 millones en apenas unas semanas. La sociedad tiene de presidente a Isidro Fainé, a su vez vicepresidente de la teleco. Y el presidente, José María Álvarez-Pallete, adquirió 100.000 matildes la pasada semana, tras del acuerdo entre Telefónica y Liberty Global, para la fusión de sus respectivas filiales británicas, O2 y Virgin.

Las transacciones de CIE Automotive las ha realizado un único accionista: Elidoza Promoción de empresas, poseedor del 10% de los títulos de la cotizada. Las ocho últimas semanas compró acciones valoradas en 9 millones. Pero el mayor número de operaciones durante este periodo lo protagoniza la socimi Merlin Properties: 45 movimientos (todos ellos de compras) para un montante de 35 millones de euros de las personas en primera línea de la socimi.

En BBVA, su consejero delegado, Onur Genç, invirtió 270.000 euros el pasado martes en comprar 100.000 títulos del banco del que es alto directivo a 2,7 euros cada uno.

Los valores más dañados

Entre las empresas que más valor han perdido durante la crisis del coronavirus, destaca IAG (que cede más de un 70% en 2020). En el grupo de aerolíneas han movido ficha dos consejeros, aunque por una cantidad testimonial.

Las otras dos empresas que completan el podio son Banco Sabadell y Meliá, con pérdidas que rondan el 70% y el 60%, respectivamente. Los directivos del banco de origen catalán han comprado acciones que en conjunto no superan el medio millón de euros. La cadena hotelera, en cambio, no registra compras o ventas de títulos durante la debacle bursátil.

Aparte de la compraventa de acciones ha habido otros movimientos, como el de las filas del Santander: Javier Botín, el hermano de la presidenta del banco, compró opciones que le permitirán a adquirir 20 millones de acciones a 3,4 euros cada una en diciembre de 2023. Para que le salga rentable la operación, el valor debe subir en torno a un 80%.

Las excepciones que venden

No todos los directivos del Ibex se han inclinado por invertir en Bolsa. Algunos se han sumado a la avalancha de ventas que ha recorrido los mercados y se han desprendido de participaciones. Es el caso de Pedro Javier Azagra, consejero de Iberdrola, que entre marzo y mayo ha vendido unos 168.000 títulos de la energética vasca a cambio de más de 1,5 millones de euros. El director de Desarrollo Corporativo de Iberdrola ha recibido hace unas semanas 74.000 acciones del grupo como bonus.

También los altos cargos de entidades bancarias se deshicieron de acciones. En CaixaBank, el consejero Juan Antonio Alcaraz vendió un paquete de títulos equivalente a 225.000 euros. La subdirectora general de Bankinter, Gloria Ortiz Portero, vendió más de 19.000 acciones por casi 67.000 euros. En BBVA, Martín Manjón, responsable global de Data de BBVA, vendió acciones por casi 100.000 euros “por motivos fiscales”. Dos directivos de Viscofan han aprovechado la revalorización de los títulos de la firma de envolturas cárnicas –en torno a un 20% en 2020– para vender. Atacampa, una empresa vinculada al consejero Juan March, vendió títulos valorados en 250.000 euros. El director de IT de Viscofan, César Arraiza, reunió 29.000 euros tras vender casi 500 acciones.

Normas
Entra en El País para participar