El beneficio de Amadeus se desploma un 58% por el cierre del tráfico aéreo

Los ingresos ligados a la venta de viajes se redujeron a la mitad en el primer trimestre

Luis Maroto, consejero delegado de Amadeus.
Luis Maroto, consejero delegado de Amadeus.

Seis de cada diez euros que ingresa Amadeus procede del negocio de la venta de billetes de avión a través de las distintas plataformas que utilizan las agencias de viajes. Dos meses después de que la Organización Mundial de la Salud declarará la expansión del coronavirus como una pandemia, los 217 principales destinos turísticos del mundo han impuesto restricciones a la entrada de viajeros y casi la mitad ha cerrado total o parcialmente las fronteras, lo que ha dejado miles de aviones aparcados en los aeropuertos. Esa tormenta perfecta ha tenido un impacto directo en las cuentas de Amadeus, con una caída de ingresos del 27,3% hasta los 1.021 millones de euros y un retroceso del beneficio ajustado del 57,5% hasta 141,8 millones. Los inversores recibieron con pesimismo los resultados de Amadeus, con un descenso del entorno del 3% al inicio de la sesión. De esa manera seguían la tendencia descendente que arrancó a finales de enero y que ha llevado a los títulos de la tecnológica a perder más de la mitad de su valor.

AMADEUS 47,94 0,06%

«En el primer trimestre del año, el sector del viaje se paralizó prácticamente por completo ante la propagación del COVID-19 por todo el mundo, lo que afectó negativamente a nuestras reservas aéreas y a nuestros volúmenes de pasajeros embarcados. Consecuentemente, los ingresos, el EBITDA y el beneficio ajustado disminuyeron considerablemente durante el trimestre. Esta situación interrumpió los favorables resultados financieros que habíamos registrado a comienzos de 2020, con tasas de crecimiento positivas en todos nuestros negocios en enero", recalcó el consejero delegado de Amadeus, Luis Maroto.

Una situación de deterioro que se va a prolongar en los próximos trimestres, ya que las previsiones que maneja la IATA anticipan un hundimiento del 75% del tráfico aéreo en el en el segundo trimestre, que se iría mitigando hasta un recorte del 45% en el tercero (temporada alta en la UE) y del 15% en el cuarto para cerrar el año con un descenso anual del 38%.

La compañía espera, por lo tanto, que el deterioro se prolongue más allá de 2020 y por ello ha optado por fortalecerse financieramente reduciendo gastos y ganando liquidez. Y la primera gran decisión fue cancelar la suspensión del dividendo que iba a repartir este año por un importe de 320 millones de euros, a lo que le siguió un plan de reducción de costes fijos e inversiones por 300 millones. En paralelo, Amadeus han formalizado una línea de crédito por valor de 1.000 millones de euros que se utilizar para hacer frente al capital circulante y a la deuda que vence en 2020. Ese préstamo se suma a otro suscrito por 1.000 millones de euros en 2018. En la información que acompaña a los resultados, la tecnológica recalca que todavía no había hecho uso de ninguna de esas líneas de crédito a 31 de marzo de 2020. Solo un mes después, la firma captó 1.500 millones de euros en los mercados, de los cuales aproximadamente 750 millones de euros corresponden a nuevas acciones y otros 750 millones a una emisión de obligaciones convertibles por importe de 750 millones de euros.

Otra de las fortalezas de Amadeus es su reducido endeudamiento, que le permitirá volver a a apelar a los inversores. La deuda subió a 2.779,6 millones de euros al cierre del trimestre, equivalentes a 1,39 veces el ebitda de los últimos doce meses o 1,04 veces si se tienen en cuenta la ampliación de capital completada en abril.

Normas
Entra en El País para participar