Amper reconoce que no alcanzará los objetivos de 2020 por el Covid-19

Aplica diversos ERTEs y reduce la retribución de los consejeros un 50%

Clemente Fernández, presidente de Amper.
Clemente Fernández, presidente de Amper.

Las empresas siguen haciendo balance del impacto del coronavirus Covid-19 en sus cuentas. Así, el consejo de administración del Grupo Amper considera que no es posible alcanzar las cifras del Plan Estratégico previstas para el ejercicio 2020, según ha señalado la compañía en la presentación de sus cuentas del primer trimestre, remitidas a la CNMC.

La empresa indica que el escenario creado por el Covid-19 retrasa determinadas adjudicaciones, dificulta la ejecución de proyectos ya contratados y aconseja retrasar operaciones corporativas de tamaño que podrán acometerse en mejores condiciones en el futuro inmediato.

“Si bien los impactos de esta crisis Covid-19 solo afectaron al mes de marzo y por tanto su afectación a la cuenta de resultados consolidada del primer trimestre periodo es relativa, los gestores del grupo estiman que los negocios se verán condicionados en los próximos meses no siendo posible a fecha de formulación del presente informe determinarla afectación real de los mismos”, señala la compañía, añadiendo que sufrirá una demora en la contratación y ejecución de los proyectos lo que ralentizará el crecimiento de la cuenta de resultados consolidada en los siguientes meses.

Entre otras medidas, Amper indica que ha presentado ERTES parciales (reducción de parte de la jornada de trabajo), así como ERTEs de fuerza mayor, dependiendo de la casuística de la paralización. Además, todos los consejeros han reducido sus remuneraciones por cualquier concepto un 50% en tanto en cuanto duren los ERTEs.

Con respecto al primer trimestre, la compañía registró un beneficio neto atribuido a los accionistas de la sociedad dominante de 4,22 millones de euros, lo que supone un 17,2% más que en el mismo periodo del año anterior. El resultado consolidado alcanzó los 4,01 millones de euros, un 11,9%, mientras que los ingresos se situaron en 51,35 millones, un 24% más.

En el último año, Amper ha protagonizado en torno a una decena de adquisiciones, para crecer en áreas como la industria, el internet de las cosas o la seguridad. El ebitda alcanzó los 5,81 millones, un 34,2% más.

La cifra de cartera de proyectos ejecutables al cierre del primer trimestre ascendía a 145 millones de euros, un 65% mayor que la del primer trimestre de 2019, "lo que refleja el incremento en la contratación que tendrá su continuidad en importantes contratos durante este segundo trimestre".

Las acciones de Amper han subido hoy un 3%, antes de la presentación de los resultados, hasta 0,188 euros. No obstante, desde principios de año, los títulos se dejan un 33%, en medio de la sacudida a que ha afectado a los mercados financieros a causa de la crisis del Covid-19.

Normas
Entra en El País para participar