Internet

Amazon ingresa en su primer trimestre 68.877 millones, un 26% más, pero gana un 29% menos

Los gastos penalizan a la compañía, que pronostica una facturación de entre 75.000 y 81.000 millones de dólares para el actual trimestre, entre un 18% y un 28% más

Centro de distribución de Amazon en EE UU.
Centro de distribución de Amazon en EE UU.

Las cuentas trimestrales de Amazon muestran como se preveía que el gigante estadounidense del comercio electrónico es uno de los grandes ganadores de la crisis sanitaria por el Covid-19. La compañía ha disparado sus ingresos un 26% entre enero y marzo, hasta 75.450 millones de dólares (68.877 millones de euros), aunque su beneficio cayó un 29%, hasta 2.500 millones de dólares (2.282 millones de euros).

La empresa, que ha registrado un beneficio por acción de 5,01 dólares, había proyectado unos ingresos para el primer trimestre de entre 69.000 y 73.000 millones de dólares. Los datos, peor de los esperados por los analistas, no han gustado a los inversores y las acciones de Amazon caían casi un 5% en las operaciones electrónicas posteriores al cierre.

La multinacional ha asegurado, además, a sus accionistas que si esperaban beneficios para el actual trimestre "lo hagan sentados", ya que ha decidido dotar toda su ganancia operativa esperada (4.000 millones de dólares) en gastos relacionados con el coronavirus, en su mayoría vinculados a la seguridad de sus empleados y mejoras sanitarias.

El hecho de que Amazon ganase menos dinero pese al gran aumento de la facturación por el confinamiento de gran parte del mundo debido a la pandemia se explica porque sus costes operativos se han incrementado sustancialmente, en especial los relativos a ventas, almacenamiento, tecnología y marketing. La compañía, que tiene alrededor de 800.000 empleados en todo el mundo, también se ha visto obligada a contratar a 175.000 nuevos empleados solo en EE UU, para responder a la demanda, y ha aumentado el salario mínimo de todos sus trabajadores de 15 a 17 dólares por hora, lo que, en conjunto, ha supuesto unos costes adicionales de personal de en torno a 500 millones de dólares.

La ventas de su negocio minorista online sumaron 46.127 millones de dólares en EE UU, donde crecieron un 29%, mientras que en el resto del mundo han subido un 18%, hasta los 19.106 millones de dólares.

Los ingresos de Amazon Web Services (AWS), la plataforma de servicios en la nube de la compañía y su división más rentable, ha generado unos ingresos de 10.219 millones de dólares, un 33% más y ha generado un beneficio operativo de 3.075 millones, lo que supone un incremento del 38,3%.

Bezos ha admitido en un comunicado que la actual crisis está demostrando la capacidad de adaptación de la compañía "como nunca antes, pero también es el momento más difícil que hemos enfrentado".

Ante las próximas cuentas (que se presentarán en julio y que reflejarán los meses de abril, mayo y junio, y por tanto una imagen más exacta de los efectos de la COVID-19 en el negocio de Amazon), la empresa pronosticó una facturación de entre 75.000 y 81.000 millones de dólares, lo que supondría un crecimiento de entre un 18% y un 28%, frente al mismo periodo de 2019.

Los resultados de Amazon, peor que los esperados por los analistas, no convencieron en Wall Street, y las acciones de la empresa se dejaban un 4,84 % hasta los 2.351,25 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los parqués neoyorquinos.

Pese a ello, la empresa de Jeff Bezos tiene los negocios adecuados para capear el coronavirus, según los analistas: su potente plataforma de ecommerce, su negocio de computación en la nube (AWS) y un servicio de vídeo bajo demanda (Amazon Prime Video). Negocios todos ellos que se espera sigan siendo fuertes durante toda esta crisis, debido al confinamiento de las personas y a que muchas empresas están acelerando su transformación digital en el actual escenario.

Las acciones de la compañía se habían revalorizado un 6% en los tres primeros meses del año y un 35% desde el pasado 13 de abril. Ayer, durante la jornada bursátil ganó un 4,27% hasta los 2.470 dólares por título, su máximo histórico. Amazon se ha consolidado ya por encima de los 1,2 billones de dólares.

El martes, el analista de Monness Crespi, Brian White, señaló que “durante la crisis, Amazon ha demostrado ser insustituible en la entrega de las necesidades diarias a personas de todo el mundo, un hecho que creemos aumentará el número de clientes de la plataforma, ampliará la lista de productos comprados por los clientes existentes, acelerará el cambio al comercio electrónico en general y mejorará la marca de la compañía”. White está entre los 49 analistas que recomendaban hasta este miércoles comprar acciones de Amazon, según Refinitiv. Ningún analista recomendaba vender.

Amazon es el único minorista entre las empresas de comercio electrónico que sigue la firma Jefferies de Wall Street en la que los consumidores gastan más desde que empezó la pandemia (los clientes de eBay, Etsy y Chewy gastaron menos). Pero el éxito alcanzado le ha costado también a la compañía fuertes críticas no solo de sus trabajadores sino también de la fiscal general de Nueva York, Letitia James, que han acusado a Amazon de no tomar las medidas adecuadas para proteger a los trabajadores del covid en sus almacenes logísticos. En Francia, la compañía se vio incluso obligada a cerrar sus centros logísticos unos días hasta mejorar las condiciones sanitarias, y en España su centro de San Fernando de Henares, en Madrid, sufrió una inspección de trabajo.

La compañía, que también tuvo que colocar a los nuevos clientes de alimentación en una lista de espera y reducir las horas de compra en algunas tiendas Whole Foods, se vio obligada igualmente por la crisis sanitaria a bloquear temporalmente los envíos a sus almacenes de productos que no fueran de primera necesidad.

Para todo el año, FactSet espera que la compañía logre unos ingresos de 334.100 millones de dólares, de los que casi la mitad (106.700 millones) provendrían de las ventas de la tienda online

Normas
Entra en El País para participar