Tecnología

Microsoft supera las previsiones y gana un 22% más hasta marzo

Los beneficios e ingresos de la tecnlógica aumentaron respecto al mismo periodo del año pasado, aunque caen frente al trimestre previo

Sede de Microsoft, en Seattle.
Sede de Microsoft, en Seattle.

El gigante informático estadounidense Microsoft ha alcanzado unos ingresos en su tercer trimestre fiscal de 35.000 millones de dólares, un 15% más que en el mismo periodo del año anterior. El beneficio neto fue de 10.800 millones de dólares, un 22% más. La cifra se ha situado por encima de lo previsto por los analistas, que estimaban unos ingresos de 34.050 millones de dólares de ingresos y unas ganancias de 9.990 millones de dólares. No obstante, en comparación con el trimestre previo, Microsoft ha ganado un 22% menos y su facturación ha caído un 5%.

Los analistas esperaban, como ha ocurrido, que algunas áreas del negocio de la compañía experimentaran un fuerte tirón a consecuencia de la pandemia, como son sus servicios en la nube y sus herramientas de colaboración, como Microsoft Teams, que el pasado mes sumó 44 millones de usuarios en el mundo, debido al confinamiento de los ciudadanos por el brote de Covid-19 y a que muchas empresas se han visto forzadas a teletrabajar.

Otro de los segmentos de negocio que se han beneficiado de la crisis sanitaria es el de los videojuegos y su consola Xbox. También el de su sistema operativo Windows y la Surface. Microsoft explicó que Windows se benefició de una mayor demanda ante el tirón del trabajo y la educación en remoto por el Covid-19, algo que ha compensado el hecho de que su cadena de suministro se viera interrumpida con el cierre de las fábricas en China a causa del coronavirus.

Su división de PC, que inicialmente preveía obtener entre 9.800 y 10.600 millones de dólares, ha obtenido unos ingresos de 11.000 millones, un 3% más. La previsión de los analistas era que esta unidad alcanzara los 10.600 millones.

El mayor impulsor del negocio de Microsoft ha vuelto a ser su plataforma de servicios en la nube, Azure, la cual compite con Amazon Web Services y Google Cloud. Azure registró un crecimiento trimestral del 59%, aunque se desaceleró si se compara con el crecimiento del 62% que tuvo en el segundo trimestre del año fiscal de la compañía.

Microsoft fijo que los ingresos de su “nube comercial”, una combinación de Azure y versiones de software basadas en la nube como Office, subieron un 39% hasta los 13.300 millones de dólares. El margen de beneficio bruto del negocio, una media clave de la rentabilidad de la nube que Microsoft ha dicho a los inversores que espera mejorar, fue del 67% frente al 63% el año pasado.

Frente a ello, la facturación ha caído en las actividades de la compañía que más dependen de la publicidad como son su red social LinkedIn y su buscador Bing. Aunque el impacto es aún escaso, dado que la crisis económica como consecuencia del covid-19 empezó a notarse a nivel global a partir de mediados de marzo.

La empresa con sede en Redmond alertó de que el verdadero impacto de la pandemia sobre su actividad se verá mejor reflejado en “resultados futuros”, como los previstos para julio.

Los analistas confían, no obstante, en que el impacto de la crisis provocada por el coronavirus no tenga un efecto a muy largo plazo en Microsoft, entre otras razones porque el enfoque hacia la nube que le dio Nadella a la compañía tras asumir su dirección en 2014 ha hecho que muchos de los ingresos de la multinacional ya hayan cambiado a un modelo de suscripción o de pago por uso, lo cual debería suavizar, dicen, el efecto.

Ello no quita para que se prevea que algunos negocios, como el relativo al software para servidores de centros de datos propiedad de las compañías o las ventas de Windows para ordenadores personales puedan caer durante meses. Muchas empresas y ciudadanos compraron portátiles para trabajar como consecuencia de la pandemia, pero ahora tras un tirón de ventas, puede aflojar la demanda.

Los analistas estiman que para el año fiscal, que finalizará a finales de junio, la compañía obtenga unos ingresos de 141.000 millones, frente a los 141.880 millones previstos a finales de enero. Pese a que creen que la compañía navegará a través de esta recesión mejor que la mayoría, aseguran que no será inmune a una contracción más amplía en el gasto de TI.

Microsoft, que explicó que las restricciones en su cadena de suministro debido a la pandemia había retrasado parte de su gasto para construir centros de datos para Azure, ha aprovechado este ejercicio fiscal para rebajar su deuda a largo plazo, que ahora se sitúa en 62.862 millones de dólares, frente a los 66.662 millones con los que cerró su año fiscal 2019.

En los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal, la compañía obtuvo una facturación de 104.982 millones, un 14% más que en el mismo periodo de 2018. Su beneficio en estos meses fue de 33.079 millones, un 27% más.

Las acciones de la compañía, que han aumentado más de un 12% este año, se revalorizaron un 4,3% hasta los 185,08 dólares por título en el cierre prolongado de Wall Street. Microsoft ya vale en bolsa más de 1,3 billones de dólares.

Normas
Entra en El País para participar