La tormenta sigue: el mayor fondo de petróleo ronda mínimos históricos

En lo que va de año, el United States Oil Fund ha perdido cerca de un 83% de su valor

Petróleo WTI Pulsar para ampliar el gráfico

Aunque el precio del petróleo haya vuelto a estar en positivo, no significa ni mucho menos que los problemas hayan cesado. Ayer, el West Texas Intermediate, crudo de referencia en Estados Unidos, recuperó un 5,24% de su valor hasta dejar el barril de entrega en junio en los 13,45 dólares por unidad. El Brent se revalorizó un 6% hasta 21,2 dólares por barril en una jornada de alivio tras el 8% que se dejó el lunes.

No obstante, el miedo y la incertidumbre siguen haciendo estragos en el petróleo. El pacto de la OPEP+ (el cartel y sus aliados, entre los que destaca Rusia) y la perspectiva de que los gobiernos levanten el duro confinamiento que han instalado para tratar de ganar tiempo ante el avance Covid-19 no es suficiente. Las reservas continúan estando a rebosar y hacen temer a los mercados que, a medida que se acerque el vencimiento de los contratos de futuros de junio, se repita una situación similar a la vivida con los de mayo y vuelva el precio negativo al petróleo West Texas.

En este duro contexto, el United States Oil Fund (USO), el mayor ETF petrolero del mundo, se ha hundido hasta rondar mínimos históricos. En lo que va de año, el fondo se ha dejado cerca de un 83% de su valor y, este martes, cerró en 2,21 dólares, solo un 0,9% de su valor más bajo jamás registrado.

“Las disrupciones causadas en el mercado de petróleo por la pandemia y la sobreoferta de crudo, junto con las limitaciones regulatorias sobre las posiciones del fondo en el mercado de futuros de petróleo, están impactando de forma sustancial la habilidad del fondo de hacer inversiones y pueden afectar negativamente a su rentabilidad”, reza un aviso que ha colocado en su página web de forma excepcional USCF, la gestora encargada de gestionar este instrumento financiero.

En un movimiento que apunta a incluso más problemas en el corto plazo, el fondo anunció el lunes que procederá a la venta de todas sus posiciones en el contrato de petróleo West Texas de entrega en junio. El proceso de venta finaliza hoy y, en su lugar, USO dedicará el 30% de su capital a la compra de contratos de petróleo que vencen en julio, mientras que el resto se repartirá en meses sucesivos. En su anterior plan, el contrato más duradero que contemplaban comprar era el de septiembre de 2020; ahora, es el de entrega en el mes de junio de 2021.

“Los movimientos de los fondos de inversión presionarán los precios de los contratos de futuros con vencimientos más cercanos del West Texas, provocando que las ventas se extiendan por el mercado, aunque las fluctuaciones de precios serán salvajes las próximas semanas, seguimos constructivos a más largo plazo”, detalla Norbert Rücker, economista jefe y analista de siguiente generación en Julius Baer.

Desde Renta 4, los expertos de la firma coinciden con Rücker al considerar que en el corto plazo el exceso de oferta y la destrucción de la demanda continuarán penalizando la cotización del crudo. “Esperamos un progresivo reequilibrio a medio plazo a medida que vayan entrando en vigor los recortes pactados por OPEP+ y otros forzados por los bajos precios”, señalan. 

Normas
Entra en El País para participar