Los convertibles de Snap demuestran la fuerza de su colchón

Aunque los anunciantes se han ido, el uso está aumentando

Logo de Snap Inc.
Logo de Snap Inc. REUTERS

Snap es la última en adoptar lo que se está convirtiendo en un meme corporativo: la emisión de bonos convertibles. La app de mensajería efímera va a captar 750 millones de dólares mediante valores que pueden ser canjeados por acciones en una fecha posterior, en la línea de varias cadenas de restaurantes y comercio minorista. Snap tiene una fuerza con la que otras firmas no cuentan (como un 45% más de ingresos en el primer trimestre), y que probablemente decidirá los términos de la operación.

Snap no parece estar desesperada por el efectivo, lo que la pone en buen camino. Con más de 2.000 millones a finales de 2019, la firma de 24.000 millones tiene un buen colchón para la pandemia. Aunque los anunciantes se han ido, el uso está aumentando, dice Evan Spiegel, su CEO. El martes anunció ingresos por 462 millones en el trimestre, un 8% más que la previsión de consenso. Los usuarios activos diarios subieron un 20%, hasta casi 230 millones.

Eso le da ventaja de cara a la ampliación, ahora que los términos son aún decentes. Por ejemplo, su convertible vendrá con una opción de compra de acciones con límite que reduce la dilución para sus actuales accionistas. Dick’s Sporting Goods, minorista de artículos deportivos, y Square, de servicios de pagos, han hecho algo similar.

Otras empresas no siempre tienen la misma fuerza, especialmente si su sector ha recibido un golpe mayor de la pandemia. Por ejemplo, los restaurantes The Cheesecake Factory obtuvieron una inversión de 200 millones de Roark Capital, que obtiene un puesto en el consejo. También tuvo que ofrecer un dividendo del 9,5%, frente al 7,6% habitual. US Foods, proveedor de restaurantes, emitió un bono convertible con un dividendo anual del 7%, y dio un asiento a KKR.

Los convertibles se están extendiendo con la pandemia, ya que las empresas buscan formas relativamente eficientes de recaudar dinero. Pero aunque la idea básica es similar, los detalles serán muy diferentes, según la fuerza de cada una. Snap está en una posición razonable para obtener lo que necesita sin dar demasiado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías