Entrevista al presidente de Diaphanum

Rafael Gascó: “Hay algún interés por sacar el dinero de España, pero menos que en 2012”

Reconoce que hay cierto miedo y los clientes consultan para llevarse sus ahorros, pero cree que la probabilidad de que el Gobierno “congele el dinero es cero”

Rafael Gascó, presidente de la sociedad de valores Diaphanum
Rafael Gascó, presidente de la sociedad de valores Diaphanum

Rafael Gascó, junto a un pequeño grupo de banqueros con más de 20 años de experiencia de media crearon hace ya tres años la sociedad de asesoramiento independiente de banca privada Diaphanum. Su presidente presume de “la independencia de la firma de valores. Diaphanum nació como una sociedad pionera, independiente y especializada en el asesoramiento y gestión de patrimonial integral. Y este modelo funciona. En 2019 esperábamos aún pérdidas, y sin embargo, logramos cerrar por primera vez con beneficios. Ganamos 122.808 euros, pese a realizar fuertes inversiones en tecnología para nuestro modelo”. Los objetivos para este año eran muy ambiciosos, pero la crisis sanitaria del coronavirus los ha truncado. “Pese a ello, entre marzo y abril hemos incrementado el número de cuentas un 2%, con 35 aperturas con saldos. Desde enero el número es de 90, con un aumento del 9%. Hemos abierto otras 30 cuentas sin saldo, pero que pasarán a tener fondos próximamente”, señala Gascó.

La crisis sanitaria del coronavirus ha truncado todas las previsiones de las sociedades tanto españolas, como del resto del planeta, pero usted, pese a todo, es optimista.

Sí. Esta es una crisis sanitaria, pero también es una crisis sin precedentes, y la reacción de los bancos centrales e instituciones internacionales ha sido espectacular. Ha permitido devolver la confianza al mercado, y eso es muy positivo. Lo que hay que tener es paciencia, hay que confiar. en que vuelva la normalidad, aunque tardará. También es cierto que habrá una gran caída del PIB en España, que tardará como mínimo entre 18 a 24 meses en recuperarse. Y hay sectores como el turismo que se han volatilizado. Estamos viviendo una época impensable hace solo unos meses. Llega una pandemia que colapsa al mundo, impensable hace seis meses. Sin que sirva de comparación, pero ahora llega el petróleo y alcanza precios negativos, te dan dinero por comprar. Todo era impensable hace nada.

Desde que se decretó el estado de alarma en España parece que se ha reavivado el interés de los ahorradores por llevarse su dinero fuera de España, a Luxemburgo, principalmente. ¿Los clientes de Diaphanum también?

Es cierto que hay miedo, y los clientes preguntan para sacar su dinero fuera de España y llevarlo sobre todo a Luxemburgo. El problema no es de riesgo de carteras, sino de riesgo país. La gente teme que el Gobierno pueda congelar su dinero, pero las posibilidades de que eso ocurra son cero. No hay ninguna probabilidad, aunque algunas de las declaraciones del Gobierno no dan tranquilidad. Pero, pese a que los clientes preguntan, el interés por llevarse su dinero fuera es mucho menor que en 2012, o incluso que en Cataluña tras el 1 de octubre de 2017 [fecha de la votación ilegal sobre la independencia de Cataluña].Tampoco entiendo que los clientes quieran llevarse el dinero a una filial española de Luxemburgo. No tiene sentido.

Es momento de llevar a cabo procesos de concentración, y nosotros podremos liderar alguno

Diaphanum tenía unos objetivos definidos por usted como “muy ambiciosos” para este año. ¿Los ha modificado a la baja?

Hasta que llegó la crisis del Covid-19 estábamos en un momento de crecimiento. 2019 fue un muy buen ejercicio, y pensábamos que este año iba a ser mejor. El pasado ejercicio cerramos con 1.214 millones de euros en activos gestionados, que ya a finales de febrero eran de 1.229 millones. Aunque al cierre del trimestre, como es lógico, la cifra descendió para situarse en 1.162 millones de euros, pero nuestro objetivo en la actualidad es cerrar el año con una cifra ligeramente por encima de la de 2019. En lo que va de año hemos crecido un 9% en número de cuentas. Tenemos 1.100 clientes (1.079 a principios de marzo, que se definen generalmente como unidad familiar). Nuestro modelo de sociedad independiente ha cuajado, aunque teníamos el objetivo de crecer este año un 20%, pero la caída del mercado lo impide. Dependemos de la normalización del mercado.

El mercado del asesoramiento de grandes patrimonios está muy atomizado. ¿Espera una consolidación en los próximos ejercicios?

Sí, sin duda. Ahora, además, es un buen momento para iniciarse un proceso de concentración. Hay varias firmas que gestionan menos de 500 millones de euros de activos, y con esos volúmenes es muy difícil ganar dinero. Las consecuencias de las exigencias de la nueva normativa de Mifid II, que obliga desde marzo a las firmas a comunicar cuánto gana por cada cliente es un hito para el propio cliente porque se puede formar un criterio de lo que le cobran en comisiones por su operativa, y esto puede ser decisivo para que el ahorrador elija una u otra firma. Y creo que en este escenario hay una gran oportunidad para nosotros.

En plena crisis del Covid, la sociedad ha logrado aumentar el número de cuentas un 9%

¿En estos previsibles movimientos de concentración Diaphanum es comprador, está dispuesto a oír ofertas o prefiere no distraerse con operaciones, sobre todo en estos momentos de crisis?

Desde luego no seremos vendedores. Hemos recibido ofertas, llaman, cotillean, pero nosotros no estamos en venta. Nuestros planes son crecer orgánicamente, pero aprovecharemos las oportunidades. Ahora se ha firmado alguna que otra operación, aunque creo que esas firmas ya estaban planeadas antes de la crisis. De ser, seremos protagonistas de alguna operación de concentración.

Pese a la crisis sanitaria, ¿hay oportunidades para ganar dinero?

Algunas oportunidades hay. Nosotros hemos ajustado nuestras carteras. Hemos invertido, entre otros activos, en divisas, sobre todo en libras.

¿Cómo están trabajando en estos días de confinamiento?

Todos en la firma estamos completamente operativos. Estamos teletrabajando, como una parte importante de la población. Para nosotros la tecnología es muy importante y, gracias a ella podemos seguir operativos. El 99% de las transacciones las hacemos a través de una aplicación. Nos llaman para experimentar en tecnología. Hemos invertido en tecnología y seguiremos haciéndolo.

Hace cerca de un año, me comentó que estaban dando vueltas en la firma para ver si era conveniente cambiar la marca. ¿Qué han decidido?

No, no la vamos a cambiar el nombre. Es una marca ya reconocida por el mercado y por los clientes. La vamos a mantener, sin duda.

Normas
Entra en El País para participar