Escarrer: “El coronavirus va a tener el mismo impacto que una guerra para el turismo”

El Consejo Mundial del Turismo eleva a dos billones de euros el recorte de ingresos en todo el mundo si el cierre del sector se prolonga hasta final de año

Gabriel Escarrer, consejero delegado de Melia Hotels International
Gabriel Escarrer, consejero delegado de Melia Hotels International

La industria turística se prepara para vivir un verano inédito, en el que el mundo está afectado por una pandemia global, el tráfico aéreo está cerrado y en el que la mayoría de hoteles en España están cerrados para frenar la expansión del coronavirus. “La crisis va a tener el mismo impacto que la guerra. Nos enfrentamos a la desaparición de una parte importante del tejido industrial de España, ya que pueden perderse 2,8 millones de puestos de trabajo. Lo que le diferencia de otras crisis es que es una crisis global, que todos los mercados emisores afectados y que no hay visibilidad sobre el futuro por lo que no podemos hacer escenarios fiables para la recuperación”, señaló Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá, en un encuentro digital organizado por la consultora Thinking Heads.

En su opinión, la prioridad tanto del sector privado como público es recuperar la seguridad como destino turístico. “No nos podemos quedar con los brazos cruzados hasta que haya vacuna. Es necesario realizar test masivos y que los empresarios trabajemos en protocolos de seguridad e higiene que va a cambiar la operativa de los establecimientos. Nosotros ya lo estamos haciendo en China, donde ya tenemos abiertos tres hoteles, una vez superada la crisis”.

Kike Sarasola: “El Gobierno no ha entendido que si el turismo no se recupera, la economía española no se recupera”

En el encuentro también participó Kike Sarasola, fundador y presidente de Room Mate, quién recalcó también que parte de sus hoteles ya está preparado para ofrecer estándares de seguridad en mitad de la pandemia, ya que se han transformado desde marzo en hospitales para tratar a los enfermos menos graves. “Lo que tenemos que hacer es generar confianza sanitaria a los turistas de que no se van a contagiar”, recalcó durante su intervención.

Tanto Meliá como Room Mate preparan la apertura de sus hoteles en julio, siempre y cuando el estado de alarma se levante a finales de mayo o principios de junio, y comparten las críticas a la gestión del Gobierno, en el que algunas voces, como la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, emplazaban la vuelta a la normalidad del turismo a diciembre. “No han entendido que el turismo es el motor de la economía española y que es el mayor generador de empleo. Si el turismo no se recupera, no se recupera la economía. El sector no se puede puede permitir el lujo de estar cerrado hasta diciembre, denunció Sarasola.

Los hoteleros reclaman test masivos para aportar confianza al turismo internacional en Baleares y Canarias

En esa misma línea, Escarrer reivindicó el papel protagonista que han jugado los gobiernos de Alemania y EE UU en el apoyo a la industria turística. “Da mucha envidia ver que, a pesar de que el turismo tiene un tamaño menor que el de España, los presidentes se han reunido con los empresarios, siendo conscientes de que ayudando al turismo ayudan al país”.

En cualquier caso, el impacto del coronavirus en el turismo mundial en 2020 será brutal. Gloria Guevara, presidenta del Consejo Mundial del Viaje y del Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), vaticinó que si la crisis se prolonga hasta final de año, el coste para el sector turístico será de dos billones de euros, lo que equivale al PIB de Italia, el doble del PIB de España o un 25% de los ingresos que genera en todo el mundo. El lobby Exceltur ha calculado que el recorte en España ascenderá a 124.000 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar