Ponerse en lo peor, reducir costes,... Claves de tesorería para que la pyme supere el COVID-19

Gestionar el flujo de tesorería adecuadamente puede ser fundamental para la supervivencia en esta crisis.

Ponerse en lo peor, reducir costes,... Claves de tesorería para que la pyme supere el COVID-19

La crisis sanitaria del covid-19 está poniendo en jaque a muchas organizaciones, especialmente a las más pequeñas. Es por ello por lo que una buena gestión financiera se antoja trascendental en la supervivencia de la organización.

El control de caja es para muchos expertos la clave para salir airosos de esta situación. La liquidez es lo que va a permitir sobrevivir a las empresas, así lo afirmó Guillermo Prats, socio de IMPROVEN en un webinar ante más de 300 empresarios y directivos.

Todas las pymes deben tener claro que es importante analizar el escenario previo y ser pesimistas para hacer estos escenarios, poniéndose en lo peor. Así lo advirtió Fernando Llano, otro socio de esta consultora. “Hay que revisar todos los costes uno a uno, y ver cuáles se pueden reducir”, añadió Vicente Espert.

Por lo general, la apuesta para gestionar de manera óptima el flujo de caja es dejar a un lado todo lo que no sea fundamental. “Hay que poner el foco en la caja, incluso las ventas y la rentabilidad deben quedar en un segundo plano”, opinó Fernando Llano-

Llegado el momento de la recuperación, Vicente Espert argumenta que si existe liquidez se podrán aprovechar oportunidades que presente el mercado.

Liquidez para salir reforzado

Esta liquidez equivale a mantener el músculo financiero de la pyme, tal y como explican los desde Datisa. Para su director Pablo Couso, mantener a raya la liquidez es una de las máximas que deben tener en cuenta los responsables financieros de cualquier negocio. “Más aún en el entorno de las pymes, que a menudo cuentan con pocas alternativas de financiación”, insiste.

Por otro lado, Couso advierte de que muchos negocios que se enfrentan actualmente a expedientes de regulación de empleo por la caída de sus ventas, o por las dificultades para la prestación de sus servicios, podría desembocar en una peligrosa falta de dinero líquido. “Es prioritario garantizar la disponibilidad de fondos suficientes para cubrir los gastos del día a día. Todos los negocios deben gestionar el riesgo de liquidez incluso en el peor de los escenarios posibles”, explica.

Para Couso, el escenario que estamos viviendo actualmente era “inimaginable”, por lo que es evidente que habrán de tomarse “medidas extraordinarias para garantizar la liquidez”, advierte, y no solo relacionadas con la contención del gasto o la eficiencia de los procesos y sistemas, sino “negociando y renegociando nuevas condiciones tanto con las entidades financieras como con el resto de proveedores”.

Normas
Entra en El País para participar