La crisis sanitaria hunde el negocio de los pisos turísticos en España

Los propietarios prevén una caída de ingresos de 2.900 millones para este año

Turistas con maletas en el centro de Valencia
Turistas con maletas en el centro de Valencia

La crisis derivada del coronavirus con el confinamiento de la población en dos terceras partes del mundo y el cierre del tráfico aéreo ha hundido el negocio turístico en España. Incluso la actividad ligada a los pisos turísticos, una de las que más ha crecido en los últimos diez años (el parque de viviendas se ha multiplicado por diez en diez años), prevé un desplome sin precedentes.

La Federación Española de Viviendas Turísticas (Fevitur), que representa a 23 asociaciones con 185.000 viviendas en cartera, ha adelantado esta mañana que prevé una caída de ingresos de 2.900 millones de euros para este año. En lo que va de año, el ajuste en la cifra de negocio ha sido de 448 millones, de los que prácticamente la mitad (188 millones) se perdieron por la ausencia de facturación en Semana Santa, ya que el estado de alarma decretado desde el pasado 10 de marzo impidió el tránsito de viajeros en ninguna localidad.

Esta asociación da por perdido el primer semestre del año y solo prevé un arranque de la actividad de manera escalonada que les permita empezar a operar en el mes de junio, con una entrada de reservas para el último trimestre de año y un principio de recuperación para 2021. "La mejoría se verá condicionada, en gran medida, por la recuperación de los mercados emisores, la recuperación de la confianza para viajar y la recuperación de la situación económica”, recalca Tolo Gomila, presidente de Fevitur.

En ese contexto de desplome de la actividad turística, los propietarios de pisos turísticos también han trasladado al Ejecutivo un plan de choque para tratar de mitigar el impacto negativo del coronavirus y reclaman, la moratoria temporal del cobro de tasas turísticas locales en este ejercicio y el aplazamiento de las cuotas de la Seguridad Social, Agencia Tributaria e impuestos a cuenta o indirectos sin recargos ni intereses. Al igual que la industria hotelera, Fevitur también exige que se agilice la tramitación de los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal por fuerza mayor, para evitar problemas de liquidez entre los trabajadores, y reservar una partida presupuestaria para promoción turística, con el fin de fomentar el turismo doméstico.

¿Bajará el precio del alquiler en las grandes ciudades?

Acusación. Alcaldes, representantes vecinales y sindicatos han orientado el dedo acusador en los últimos años hacia los propietarios de viviendas turísticas para culparles del incremento desmedido del precio del alquiler en las grandes ciudades. Un reciente estudio del Instituto de Economía de Barcelona señalaba que los pisos turísticos habían elevado un 7% el precio del alquiler en la capital catalana entre 2012 y 2016.

Defensa. Los propietarios siempre han rechazado esas acusaciones. Los principales argumentos siempre han sido que las viviendas suponen un porcentaje mínimo del total del alquiler. En Madrid salen cada año al mercado 200.000 casas para alquilar, de las que tan solo 10.800 son viviendas de uso turístico y 6.000 están en el centro de la ciudad.

 

Normas
Entra en El País para participar