Textil

Inditex negocia con la banca líneas de liquidez para potenciar su escudo anticrisis

Trata con una decena de bancos y ha firmado ya más de 1.000 millones

El presidente de Inditex, Pablo Isla
El presidente de Inditex, Pablo Isla

Inditex quiere potenciar su escudo para blindarse contra los vaivenes económicos provocados por el coronavirus. Además de su elevada caja, que superaba a cierre del ejercicio, el pasado 31 de enero, los 8.060 millones, y el efectivo que recabará de suspender los dividendos y recortar los bonus, el emporio textil negocia con la banca líneas de liquidez preventivas con una decena de entidades. Fuentes financieras señalan que ya ha firmado más de 1.000 millones, si bien las conversaciones son de tú a tú con cada banco y estrictamente confidenciales.

Así la cuantía, que podría llegar a los 2.000 millones, y el precio finales de estas líneas dependerán de cómo culminen las negociaciones. En todo caso, la firma no tendrá ningún problema en obtener la financiación que precise y al coste que quiera. Los bancos luchan en realidad para contar entre su cartera de clientes a la joya de la corona de las empresas españolas.

La mayoría de las entidades aportarán entre 100 y hasta 600 millones. Esta última cifra es gigante para un solo banco, pese a que cuente con un gran balance.

El objetivo es blindar la sana posición financiera de la compañía. Inditex es una de las empresas españolas con una caja neta mayor, que supera los 8.000 millones de euros. Además, no cuenta con deuda a largo plazo: ni bonos ni grandes créditos bancarios.

La compañía que preside Pablo Isla ya tenía abiertas líneas de financiación por de 6.464 millones de euros al cierre de su ejercicio fiscal, por encima de los 6.248 millones de un año antes. Entre ellas cuenta con líneas de confirming, que le permiten pagar de a proveedores y otros acreedores de manera anticipada a través de los bancos, y de crédito.

Sin embargo, Inditex registraba a cierre del pasado ejercicio tan solo 32 millones de euros en pasivo a corto plazo y apenas otros seis a largo. Las cifras son ridículas para una compañía con una facturación de más de 28.000 millones. Precisamente, la textil negocia ahora líneas de liquidez a corto plazo, que le permitan disponer de ellas si es preciso y que protejan su caja. También está encima del tapete la refinanciación y ampliación de las líneas de liquidez existentes actualmente.

Colchón

Los hasta 2.000 millones que puede obtener con este nuevo préstamo se sumarán al colchón de más de 14.000 millones sobre el que nada la empresa que fundó Amancio Ortega entre líneas de financiación sin disponer y caja neta. La compañía ya provisionó 287 millones al cierre del pasado ejercicio y además se ahorrará, hasta nueva orden, el pago de dividendos. A mediados de marzo Inditex tenía cerradas más de la mitad de sus tiendas en todo el mundo, incluidas todas las españolas. Solo en la primera quincena de ese mes sus ventas habían caído un 24%, y desde entonces continúa con ingresos cero en países como España o Italia.

Pese a ello el grupo textil ha optado por blindar el empleo en España. Este mismo lunes confirmó que había abandonado los planes de aplicar un ERTE a su plantilla durante abril.

Una caja de 8.000 millones que ‘trabaja’

Ninguna empresa de la Bolsa española tiene más caja. A cierre del ejercicio de 2019, Inditex contaba con una posición de tesorería neta de 8.060 millones. Incluso si se computa el efecto de la normativa sobre alquileres, NIFF 16, que obliga a contabilizar los alquileres como pasivo, su caja se situaría en 3.951 millones. El gigante textil explica que tiene invertidos en renta fija 200 millones de euros y otros 3.319 millones en inversiones financieras temporales. Este último epígrafe refleja la apuesta por fondos de inversión en activos del mercado monetario y de títulos de renta fija con vencimientos de entre 3 y 12 meses, de alta calidad crediticia y elevada liquidez.

Normas
Entra en El País para participar