Textil

Inditex dispara el cobro de dividendos a sus filiales hasta 9.000 millones

El beneficio individual de 2019 fue de 10.418 millones, el más alto visto en España

Pablo Isla, presidente ejecutivo de Inditex.
Pablo Isla, presidente ejecutivo de Inditex.

Inditex dio un acelerón más a su política de repatriación de dividendos en el ejercicio 2019, finalizado este pasado 31 d enero. El gigante textil, que ya en el año fiscal 2018 dio un salto importante en este apartado, percibió en el último ejercicio 8.995 millones de euros como dividendos de los beneficios de las cerca de 400 compañías filiales que forman parte del grupo y que están repartidas por medio mundo, tal y como consta en sus cuentas anuales consolidadas presentadas en la CNMV.

De esa cantidad total 60 millones procedieron de Tempe, su fabricante de calzado del que tiene el 50% del capital. Fue el triple que en el año anterior.

Esos 8.995 millones son una cifra récord para la empresa en este apartado, y supone un salto del 10% respecto al año anterior. Una cantidad que supuso casi la mitad de la cifra de negocios individual de Inditex, 18.261 millones. La otra mitad correspondió, básicamente, a la venta de producto al resto de filiales.

La implantación de esta política más agresiva de repatriación de los dividendos se produjo en 2018, cuando Inditex recaudó 8.125 millones de los beneficios de sus filiales, un 300% más.

Una práctica por la que, parece, ha decidido apostar de forma decidida, aunque en esta ocasión con una variación importante.

El 70% de esos dividendos los recibió de filiales españolas, el equivalente a 6.254 millones. Un 90% más que la cifra que estas sociedades aportaron el año pasado, cuando el grueso de ese dividendo cobrado provino de filiales del resto de Europa. De las 376 sociedades de las que Inditex posee más de un 50% del capital, 58 están instaladas en España, el 15%.

La compañía explica en su memoria el por qué de esta política de recaudación. Esta comenta que basa su gestión de la tesorería “en una política muy activa de repatriación” que tiene como objetivo “reducir al máximo” los riesgos ligados a los tipos de cambio. Inditex dice que está expuesto a un riesgo país “de múltiples geografías, principalmente en sus actividades de suministro”.

Por ello, prosigue, la empresa “adecua sus procesos administrativos y de negocio con el propósito de minimizar el riesgo país y aprovecharse del beneficio que aporta la diversificación geográfica”.

En el ejercicio 2019 el impacto del tipo de cambio sobre el resultado de Inditex fue inferior al del año anterior, siendo de 19 millones por los 33 de 2018.

Hay que recordar que se trata de los dividendos cobrados a filiales, no del dividendo que repartiría a sus accionistas. Este está en punto muerto hasta julio, debido al impacto que el coronavirus está teniendo en el negocio de la textil.

Beneficio récord

Esa repatriación masiva de los beneficios de las filiales provocó, además, un beneficio individual de 10.418 millones de euros, un 0,3% más que en 2018 y un nuevo récord no solo de Inditex. Ninguna empresa española ha podido alcanzar un beneficio de esa dimensión antes. El beneficio consolidado del grupo, que ya tiene en cuenta todas las operaciones de sus sociedades y los respectivos ajustes, fue de 3.649 millones de euros que, hasta que no se decida lo contrario, irán destinados a reservas.

Otro aspecto importante de la memoria financiera de Inditex de 2019 tiene que ver con las operaciones intragrupo. Estos son inversiones o créditos concedidos por la matriz a las filiales.

Las inversiones a largo plazo en empresas del grupo llegaron a 9.268 millones, un 130% más. Los créditos a las mismas alcanzaron los 6.243 millones, un 60% más. Desde la empresa se indicó, a consulta de este periódico, que estas operaciones millonarias responden a la gestión corriente de la empresa y que no tuvieron ningún impacto en ninguna línea de negocio. En 2017 estos créditos eran de 1.000 millones.

La memoria financiera reseña que la mayor parte de las inversiones, 5.122 millones de euros, a “adquisiciones de sociedades del grupo y ampliaciones de capital”. Esa cantidad fue un 170% superior a la del año pasado por el mismo concepto.

Los riesgos del Brexit: de la divisa a los aranceles

Efecto. La memoria financiera de Inditex relativa al ejercicio 2019 describe los riesgos a los que se enfrenta la compañía ante este escenario, ya una realidad desde el 31 de enero, aunque con un plazo transitorio hasta finales de este año. Entre esos riesgos que identifica, están “los potenciales retrasos en el tránsito de la mercancía, impactos económicos derivados de la imposición de aranceles y de la fluctuación de la divisa, las posibles restricciones en la libre circulación de personas, así como los derivados de los riesgos contractuales o de gestión de terceros clave”. La memoria recuerda que el grupo ya ha diseñado planes de contingencia para hacer frente a estos efectos.

Coronavirus. Los estados financieros no aportan más de lo que ya anunció la empresa al presentar sus resultados de 2019 respecto al coronavirus. Inditex provisionó 287 millones de euros por el efecto en el inventario de la campaña primavera-verano, y comunicó que tenía más de la mitad de su red de tiendas cerrada. Entre el 1 y el 16 de marzo, sus ventas cayeron un 24%.

Normas
Entra en El País para participar