Tesla afina las indicaciones de pantalla en su modo de conducción autónoma

Tesla afina las indicaciones de pantalla en su modo de conducción autónoma

El coche es capaz de ofrecer datos muy precisos de la señalización vertical.

La conducción autónoma es una prioridad para los de Elon Musk, que llevan ya algunos meses anunciando que 2020 será el año en el que alcancen el nivel máximo de autoconducción que requiere la administración norteamericana para ofrecer la certificación más alta, que no es otra que la de 'nivel 1'. Ese es el punto al que quiere llegar Tesla y con lo visto con la última actualización, queda claro que van de cabeza a conseguirlo.

Hay que decir que la famosa función de conducción autónoma de Tesla es completamente operativa en carretera, es decir, en las autopistas y autovías donde no existen calles que cruzan, semáforos, señales de todas clases cada pocos metros y peatones, muchos peatones. Es por eso que todas las mejoras que se producen al calor de esta transición toman un cariz especial.

Ya hace apenas unos días, vimos cómo algunos Tesla actualizados eran capaces de detenerse ante un semáforo en rojo y ahora esas novedades tienen que ver con detalles mucho más precisos como el tipo de luz que nos tiene parados en un cruce. Es decir, si la luz de una señal vertical no solo tiene un color (rojo, amarillo y verde) sino si además esa señalización nos indica que tenemos que ir en una dirección concreta.

Flechas dentro de las luces

Ha sido un propietario de un Model 3 recién actualizado a la versión 10.2 2020.12.5 el que ha publicado en su Twitter personal una series de interesantes vídeos en los que puede verse cómo el coche, no solo reacciona al color del semáforo que tiene delante, sino que llega a diferenciar (y mostrar en pantalla) la dirección que le indica la señal vertical. En este caso, que podemos circular hacia la izquierda.

En las publicaciones que tenéis justo encima es posible comprobar este extremo, que resulta curioso y que despeja cualquier duda sobre el interés que tiene Tesla por acelerar esa mejora en el modo de conducción autónoma, que será capaz en poco tiempo de gestionar correctamente esa transición que supone el circular por una autopista y acabar en las calles de la ciudad en la que vivimos. Algo que a día de hoy es, todavía, una expectativa.

Con todos estos cambios, veremos a ver el momento en el que Tesla da el impulso definitivo en busca de ese nivel 1 de conducción autónoma. Un desarrollo que, seguramente, se verá afectado por la crisis del coronavirus, lo que podría retrasar los planes originales algunos meses.

Normas
Entra en El País para participar