Sánchez: “No habrá desescalada al menos hasta dentro de dos semanas”

El presidente de Gobierno llama a la unidad y pide acabar con la tensión política, "el lenguaje agresivo y las palabras gruesas"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia este domingo.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia este domingo. Efe

El presidente del Gobierno ha recordado este domingo que el país no se encuentra aún en fase de desescalada. "Solo ha terminado la medida extrema de hibernación, pero la desescalada [del confinamiento] no llegará al menos hasta dentro de dos semanas", ha especificado Pedro Sánchez.

La vuelta a la situción previa al 28 de marzo, cuando el Gobierno decretó que solo acudirían a trabajar los empleados de sectores esenciales y el resto se quedaría en casa con un permiso retribuido, no será ni siquiera la misma, según Pedro Sánchez: "Quienes presenten el menor síntoma o hayan estado en contacto con contagiados deberán abstenerse de ir a trabajar. Y además quedan exceptuadas las empresas más vulnerables: personas mayores, con enfermedades cardiovasculares o diabetes, entre otras". "Quiero ser muy claro: no estamos en la fase de desescalada. La desescalada, que comenzará como pronto dentro de dos semanas, será paulatina", ha añadido.

"Si ganamos el terreno al virus y nuestro sistema de salud recupera tono avanzaremos en la desescalada; si no es así, mantendremos o reforzaremos las restricciones porque lo primero para este Gobierno siempre será la salud de nuestros conciudadanos", ha manifestado en la rueda de prensa posterior a la reunión telemática con los presidentes de las comunidades autónomas.

El encuentro ha servido además para que Sánchez reclamara a los presidentes autonómicos la "necesidad de un Pacto de Reconstrucción Económica y Social" una vez pase la amenaza de la pandemia de coronavirus y les ha invitado a formar parte de él porque, en su opinión, hay que transmitir un "mensaje de coordinación, colaboración y cooperación" y así mostrar a los ciudadanos que actúan "juntos" instituciones y partidos.

Críticas

Muchos territorios, sin embargo, no están satisfechos con el modo en que el Gobierno está gestionando la crisis sanitaria del coronavirus. Así se lo han hecho saber este domingo los presidentes autonómicos al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Una de las medidas más cuestionadas ha sido el retorno al trabajo de sectores considerados no esenciales como la construcción, que entrará en vigor en España a partir del próximo lunes. El Gobierno, se quejan los presidentes autonómicos, está actuando descoordinado y sin tener en cuenta su opinión.

Especialmente críticos se han mostrado Quim Torra, presidente de la Generalitat, y el lehendakari Íñigo Urkullu. El primero ha solicitado al Ejecutivo los informes que justifican el retorno al trabajo a partir de este lunes de estos sectores no esenciales, pues la información que les proporcionan sus expertos, explican, indica que este retorno puede ser contraproducente para superar la enfermedad. "Es una temeridad. No podemos relajar ahora el confinamiento", ha declarado Torra. El segundo entiende que este tipo de reuniones responden más a una escenificación que a una voluntad del Ejecutivo de contar con su punto de vista: "Pedimos al Gobierno por favor que se replantee este método de trabajo. No es admisible", ha comentado Urkullu.

Pactos de la Moncloa

El presidente ha anunciado su intención de iniciar esta semana una ronda de reuniones para sacar adelante una reedición de los Pactos de la Moncloa que abran un espacio de unión entre la clase política. "Es necesario el acuerdo. Los pactos no han sido la regla, sino la excepción, pero los ha habido y han servido para solucionar grandes problemas colectivos, como el terrorismo y por las pensiones", ha afirmado. Sánchez ha aprovechado la reunión de hoy para hacer partícipes a los gobiernos autonómicos, muchos en manos del PP, principal partido de la oposición y fuerza que se ha mostrado especialmente crítica con el Gobierno, una "desescalada en la tensión política".

Según han informado fuentes autonómicas, Sánchez ha explicado que el Gobierno quiere que "todos los sectores representativos de la sociedad estén presentes en la elaboración de este acuerdo nacional", esto es, los partidos políticos presentes en el Congreso, los gobiernos de comunidades autónomas, y los agentes sociales y económicos.

La idea que ha vertebrado la intervención de Sánchez ante los presidentes en esta videoconferencia, la quinta que el Ejecutivo mantiene con los presidentes autonómicos desde la declaración del estado de alarma, es que en un Estado tan descentralizado como el español, ha opinado, carece de sentido impulsar ninguna medida de gran calado sin el apoyo de las autonomías.

"Hago mi propuesta de corazón y de buena fe", ha subrayado el jefe del Ejecutivo, quien ha trasladado que es "primordial" enviar un "mensaje de coordinación, colaboración y cooperación", ya que, aunque entiende que hay "discrepancias" en algunas cuestiones como el grado de contundencia de la respuesta económica y social, "es importante que la ciudadanía vea a todos los partidos e instituciones juntos".

Renta mínima

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha remarcado que el "ingreso mínimo vital" es un acuerdo de legislatura entre las dos fuerzas políticas que conforman el Gobierno de coalición que van "a cumplir" y que pretende poner en marcha "cuanto antes".

El jefe de Ejecutivo ha reconocido que antes de la pandemia el objetivo de este ingreso mínimo era luchar "contra la pobreza infantil", que en España superan el 20%, pero ahora también irá destinado a paliar el sufrimiento de personas pertenecientes a "otras realidades sociales" a causa de los efectos de la pandemia.

Normas
Entra en El País para participar