El Ibex cede un 2,9% en la semana lastrado por el desplome laboral

El tímido avance de este viernes (0,11%) no evita que el selectivo español ceda terreno en la semana tras el aumento del paro en 302.265 personas en marzo

Ibex 35 Pulsar para ampliar el gráfico

Los mercados europeos cerraron sin norte una semana marcada por los malos datos macroeconómicos. El último de ellos, conocido hace unas horas, fue el del paro en Estados Unidos, que subió nueve décimas en marzo, hasta el 4,4%. El Ibex avanzó este viernes apenas un 0,11% y en la semana no pudo repetir las ganancias cosechadas en la anterior: se ha dejado un 2,9%, hasta los 6.581,6 puntos. El histórico dato de paro español de marzo (302.265 nuevos desempleados), conocido ayer, ha sido un botón de muestra de los malos datos macroeconómicos de los últimos días, que han evitado el despegue de los índices bursátiles.

Los inversores deben asimilar la avalancha de estadísticas macro, que empiezan a mostrar la magnitud del drama económico del coronavirus. En Estados Unidos se han destruido 701.000 empleos en marzo, la primera caída del empleo en diez años, y además una cifra muy por encima de los 100.000 esperados por los analistas, lo que da una idea de la intensidad de la crisis de la primera potencia mundial. De esta forma, la primera economía mundial ha dado al traste con una racha de 113 meses consecutivos de crecimiento del empleo.

Este viernes, no obstante, el Ibex ha sido el índice que ha salido airoso entre los europeos: el Cac baja un 1,57%, el Dax cede un 0,47% y el Mib italiano cae un 2,67%. El Dow Jones, que bajó un 0,4% en la apertura, profundiza las pérdidas hasta el 1,5% tras hacer una reflexión de los duros datos laborales. Londres se deja un 1,18%.

En el parqué español, Repsol ha sido el valor más castigado, con una caída del 3,91%. Ayer, en cambio, fue el valor que más avanzó gracias a la revalorización del petróleo. Indra, Red Eléctrica y Mediaset también han caído por encima del 3%, mientras que Santander, que llegó a perder un 3% después de anunciar ayer la suspensión de los dividendos con cargo a los años 2019 y 2020, ha retrocedido un 2,53%. Amadeus, por su parte, ha resistido (subió un 1,47%) después de cerrar esta noche una ampliación de capital (con descuento del 5,8%) y una emisión de convertibles. En el lado positivo se sitúan Cellnex (4,57%) y MasMóvil (4,24%), esta última tras anunciar sus directivos compras de acciones.

Sin embargo, el peor parado en la semana ha sido el sector bancario tras las recomendaciones de los reguladores, que pidieron a las entidades financieras la suspensión del pago de dividendos. Un buen número de ellas tomaron ese rumbo, en casacada, los últimos días: el propio Banco Santander, arriba citado, Société Générale, HSBC o Barclays. En las cinco últimas sesiones, solo Indra y Ferrovial se intercalan con los bancos (BBVA, Caixabank, Sabadell y Santander) en el furgón de cola.

El nerviosismo se ha acentuado tras confirmarse que el ritmo de destrucción de empleo en EE UU es mayor de lo esperado y que la tasa de paro subió en marzo nueve décimas, hasta el 4,4% desde el 3,5% anterior, muy por encima del 3,8% esperado. El Dow Jones, que bajó un 0,4% en la apertura, profundiza las pérdidas hasta el 1,8% tras hacer una reflexión de los duros datos laborales.

En la zona euro se ha conocido el colapso de la actividad el mes pasado, cuando los intentos de contener la pandemia llevaron a los gobiernos de todo el continente a cerrar sus economías, con lo que fábricas, tiendas o restaurantes han dejado de funcionar. El índice compuesto PMI de actividad que publica IHS Markit se situó en 29,7 en marzo, desde el 51,6 de febrero, la mayor caída desde que se publica este índice en 1998. Los 50 puntos marcan la diferencia entre expansión y contracción.

“En las próximas semanas, es posible que los mercados de capitales sigan oscilando entre la esperanza y el temor, así como que la incertidumbre nos siga acompañando y que provoque importantes perturbaciones en muchas economías nacionales. Aunque las contramedidas internacionales contra la pandemia siguen en marcha – tanto en materia sanitaria como económica– los inversores deberían mantener cautela con la esperanza de que las perspectivas mejoren en el corto plazo”, comenta Allianz GI.

Los inversores están muy pendientes también del mercado de petróleo, después de que ayer el Brent repuntara un 20% al calor de las declaraciones del presidente Trump, que adelantó que Arabia Saudí y Rusia, se acercan a un acuerdo para enterrar la guerra de precios, que implicaría un recorte de la producción de al menos 10 millones de barriles diarios que puede ampliarse hasta los 15 millones. Este viernes, el Brent repunta un 9% y se sitúa en torno a los 32 dólares por barril ante la posibilidad de una reunión de la OPEP+ el lunes.

La rentabilidad del bono estadounidense a 10 años cotiza cerca del 0,575%, frente al 0,620% de ayer. En Europa, el bono español a 10 años cotiza con una rentabilidad del 0,733% frente al 0,706% de ayer, con la prima de riesgo en 117 puntos básicos. El italiano está en el 1,542% (1,460 la víspera) y el diferencial de deuda escala hasta los 198 puntos básicos.

En el mercado de divisas, el euro baja un 0,6% contra el dólar, hasta 1,078 dólares. Las cifras de empleo y actividad a uno y otro lado del Atlántico son las peores de la historia en un periodo tan corto, lo que arroja dudas sobre la capacidad de las economías para recuperar la normalidad, una vez se supere la crisis sanitaria. Más aún cuando todavía no se vislumbra un final a la expansión de los contagios.

Normas
Entra en El País para participar