Bruselas propone costear los ERTE y ayudas a autónomos a través de préstamos

Francia lanza la idea de la creación de otro fondo "paneuropeo y temporal"

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. AP

La pasada semana los líderes europeos fueron incapaces de llegar a un acuerdo en materia fiscal para afrontar de forma conjunta la crisis sanitaria y económica del coronavirus, pasándole el testigo a los ministros de Economía de la zona euro, que deberían llegar a un pacto este martes. Los países del sur pedían coronabonos, la activación del MEDE (el fondo de rescate europeo) sin intereses ni condicionalidad y la creación de un seguro para desempleados a nivel comunitario. Hoy, en su afán por intentar acercar posturas, la Comisión Europea recogió el guante de España, Italia o Francia y presentó SURE, su propuesta para un fondo europeo de desempleo. No es un seguro, pero sí una herramienta para luchar contra la pérdida de puestos de trabajo.

El fondo, ha explicado la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, pretende sostener, gracias a la movilización de 100.000 millones de euros en préstamos a los países miembros, los mercados laborales y los ingresos de las familias en las regiones especialmente golpeadas por la pandemia de Covid-19, entre ellas España.

¿A quién está dirigo SURE?

Todos los Estados miembros podrán hacer uso de este mecanismo, explica la Comisión en una nota. Sin embargo, Bruselas recalca que los fondos son particularmente importantes para los más afectados. El programa SURE "apoyará los planes de trabajo a jornada reducida y medidas similares para ayudar a los estados a proteger del despido y de la pérdida de ingresos a los empleos, los empleadores y los trabajadores autónomos", ha explicado Von der Leyen. El fondo está diseñado, por ello, para cubrir los costes derivados de los planes nacionales de trabajo, así como las reducciones de jornada por vía del ERTE y otras medidas similares que han puesto en marcha los autónomos. Con todo, por ahora no hay cantidades asignadas para cada país. Eso sí, los tres países que más fondos reciban no podrán aglutinar, en conjunto, más de 60.000 millones de euros.

El foco, en la jornada reducida

Las empresas que presentan dificultades económicas por la crisis del Covid-19 están optando, en muchos casos, por reducir de forma temporal las horas de trabajo de sus empledaos, y por consiguiente, sus sueldos. Es aquí donde a priori quiere actuar el fondo, y así evitar despidos innecesarios. Este plan, argumentan desde Bruselas, puede evitar que una "conmoción temporal tenga un efecto más grave y duradero en la economía y el mercado laboral".

El fondo ayudaría a mantener los ingresos de las familias y preservar la capacidad productiva y el capital humano de las organizaciones. "Muchas compañías no tienen ingresos y si no hacemos nada tienen que despedir a sus trabajadores. Esto tendría consecuencias cuando el motor económico funcione de nuevo, porque las empresas no tendrían la fuerza laboral que necesitan y limitaría nuestra recuperación", ha señalado Von der Leyen.

¿Cómo se financia el fondo?

Para financiar la liquidez a los Estados miembros, la Comisión pedirá préstamos en el mercado que luego se transpasarían a los países solicitantes con "condiciones favorables". Estos préstamos estarían respaldados, según el plan de Bruselas, por un "sistema de garantías voluntarias de los Estados miembros comprometidos con la UE". Para construir SURE, la Comisión podrá emitir deuda en los mercados, pero antes los países tendrán que ofrecer garantías equivalentes a 25.000 millones. También existe la posibilidad, ha planeteado la alemana, que esta herramienta se integre dentro del próximo Marco Financiero Plurinacional (MFP), una negociación que quedó encallada antes de la crisis sanitaria y económica y que ha quedado por el momento aplazada.

Tras la solicitud de un país, la Comisión analizaría y verificaría el aumento del gasto público previsto para crear o ampliar los planes de trabajo de corta duración o medidas similiares en el caso de los autónomos. Cabe recordar que Bruselas acordó recientemente suspender la senda de déficit público de los miembros de la Unión para facilitar la lucha contra el Covid-19. A partir de ahí se evaluarían las condiciones del préstamo, la fecha de vencimiento, los intereses y otras modalidades técnicas. La decisión de la Comisión se trasladría al Consejo Europeo y, una vez aprobada, se haría efectivo el préstamo.

Francia propone un fondo paneuropeo "temporal"

Además del plan de la Comisión, Francia ha presentado este jueves una propuesta para tratar de desbloquear la respuesta europea ante la pandemia de Covid-19 mediante la creación de un fondo paneuropeo "excepcional y de carácter temporal", cuya función será acelerar la recuperación de la economía de la UE una vez superada la fase crítica de la crisis sanitaria. Este fondo se financiaría a través de un impuesto nacional de solidaridad o la contribución directa de los Estados y contaría con la capacidad de emitir deuda con el respaldo común de los participantes.

La propuesta, ha explicado el ministro de economía y finanzas galo, Bruno le Maire, será presentada a sus colegas del Eurogrupo en la reunión de la próxima semana. Le Maire ha subrayado que Europa ha tomado ya las decisiones económicas y financieras correctas con la activación de la cláusula de escape de las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, así como por las medidas anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE). "Pero la UE ahora necesita ir más allá y actuar con más fuerza", ha afirmado.

En este sentido, el francés ha explicado que este fondo, del que no ha querido indicar una cifra aproximada de alcance, tendría una duración limitada en el tiempo, "10 años", y se centraría en acelerar la recuperación económica de Europa con una estrategia común que beneficiaría a los países en función del impacto negativo sufrido durante la pandemia. Le Maire ha apuntado que este instrumento paneuropeo tendría la capacidad de emitir deuda con la garantía común de los países miembros que será servida mediante contribuciones nacionales o mediante un impuesto de solidaridad de carácter nacional.

Asimismo, ha asegurado que ya había puesto en conocimiento de su homólogo alemán, Olaf Scholz, con quien dijo mantener un contacto casi diario, esta propuesta y que ahora estaba en proceso de consultas con España, Italia, Países Bajos y otros miembros con el fin de que en la reunión del Eurogrupo de la semana próxima sea posible encontrar un "terreno en común". Le Maire también ha expresado la necesidad de que Europa haga uso de todos los instrumentos a su disposición, señalando entre las opciones encima de la mesa la activación del MEDE con una condicionalidad "light" y "sin estigma para ningún país", algo que espera que pueda acordarse en el próximo Eurogrupo.

Normas
Entra en El País para participar