El 150% de ratio deuda pública/PIB es el nuevo 100%

Los inversores en bonos tendrán umbrales de tolerancia más altos

Capitolio de EE UU, en Washington DC.
Capitolio de EE UU, en Washington DC. REUTERS

En cuestiones de edad, se supone que los 70 son los nuevos 50. Un replanteamiento similar está en las cartas de la deuda pública. Los Gobiernos están gastando libremente para combatir los estragos del virus. Aunque la deuda se disparará inevitablemente, los inversores tendrán umbrales de tolerancia más altos.

Como no está claro cuánto tiempo durarán las cuarentenas, los analistas tienen problemas para pronosticar tanto la deuda como el PIB. Aun así, Goldman Sachs predice que la ratio deuda/PIB de Italia, que era del 137% en el tercer trimestre de 2019, subirá al 161% este año. Para Francia y España prevé que supere el 100%.

Los inversores en bonos normalmente mirarían con recelo una deuda pública que excede el valor de la producción anual. No en un mundo posvirus. Primero, el PIB se desplomaría más y por más tiempo sin gastos de emergencia, así que la carga de la deuda aumentaría de todos modos. Segundo, como la deuda pública crece en relación con el PIB en todas partes, el listón para preocuparse cambiará. Como escribió el exjefe del BCE Mario Draghi en el FT el miércoles, los niveles mucho más altos de deuda se convertirán en una característica permanente.

Una tercera razón por la que una deuda en torno al 150% del PIB podría convertirse en el nuevo 100% es que el antiguo empleador de Draghi y otros bancos centrales están comprando cantidades cada vez mayores de ella. El presidente de la Fed, Jay Powell, se ha comprometido a comprar tanto como sea necesario y ha ampliado la gama de activos que pueden adquirirse. Mientras, el BCE ha quitado los límites autoimpuestos que se aplicaban a un plan anterior de compra de activos de cara a su Programa de Compras de Emergencia para Pandemias. Eso debería ayudar a mantener un techo en los rendimientos de los bonos.

A algunos les preocupará que dicho estímulo lleve a una mayor inflación. Pero sería contraproducente preocuparse por el futuro aumento de los precios en lugar de por la amenaza inmediata de deflación y depresión económica. Los altos niveles de deuda están aquí para quedarse.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías