Las cuarentenas traerán ardor de estómago a la comida a domicilio

La escasez de conductores sanos y el cierre de restaurantes perjudica a la oferta

Repartidores de comida a domicilio ante un restaurante en Viena (Austria), donde también se están tomando medidas.
Repartidores de comida a domicilio ante un restaurante en Viena (Austria), donde también se están tomando medidas. Getty Images

El sentido común sugiere que las cuarentenas deberían ser una bendición para la comida a domicilio. Pero China e Italia indican lo contrario. Es preocupante para un sector al que ya le costaba obtener ganancias.

Ninguna de las cotizadas del sector ha dado resultados para el período afectado, que comenzó en China en enero. Pero los pedidos de Meituan probablemente fueron del 25%-30% de lo normal en febrero, según Bernstein. Los volúmenes en Italia también están menguando, según fuentes cercanas a Just Eat y Deliveroo.

Una razón es el colapso de las comidas en la oficina. Los trabajadores en cuarentena están optando por vaciar los supermercados. Y la escasez de conductores sanos y el cierre de restaurantes perjudica a la oferta.

Es poco probable que mejore para Meituan, Ele.me (de Alibaba), Uber o Deliveroo. Los clientes parecen estar preocupados por contraer el virus en las comidas, según una fuente cercana a Just Eat, que añade que la comida china experimentó el declive más pronunciado al comienzo de la crisis. Algunos grupos con sede en EE UU y China están tratando de calmar los temores ofreciendo entregas “sin contacto”.

La perspectiva es preocupante para un sector al que ya le cuesta cubrir costes y necesidades de inversión. El CEO de Grubhub, un grupo de EE UU atípicamente rentable, dijo en octubre que los usuarios se estaban volviendo “promiscuos” con las apps, lo cual reduce el crecimiento de pedidos. Uber Eats perdió de media 3,36 dólares en cada pedido antes del brote, según Cowen. Las presiones de costes pueden intensificarse: Deliveroo y Uber han prometido apoyo financiero para los conductores a quienes se les dice que se autoaíslen.

A las firmas que entregan alimentos frescos además de comidas les irá mejor: los pedidos de comestibles de Meituan aumentaron un 400% interanual en las primeras etapas de la crisis en China. Pero la mayoría de sus pares internacionales tienen negocios de alimentos frescos relativamente pequeños, si es que los tienen. Las cuarentenas traerán acidez financiera a un sector ya enfermo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías