Santander se suma a BBVA y alerta por el coronavirus a los inversores

"Puede afectarnos negativamente", admite a los inversores en Estados Unidos

Ana Botín, presidenta de Banco Santander, en una imagen de archivo.
Ana Botín, presidenta de Banco Santander, en una imagen de archivo.

Banco Santander ha advertido a los inversores, a través del informe anual (20-F) remitido a la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), de los riesgos que implica el brote del coronavirus para sus resultados en 2020. Se suma así a BBVA, que también advirtió en EE UU sobre dicho riesgo, como adelantó CincoDías. En el documento, el banco reconoce: "Los problemas de salud mundiales o nacionales, incluido el brote de una pandemia o una enfermedad contagiosa, como el reciente coronavirus, pueden afectarnos negativamente".

La entidad que preside Ana Botín explica que "desde diciembre de 2019, una nueva cepa de coronavirus se ha extendido en China y otros países". Y añade: "Tales eventos podrían causar la interrupción de la actividad económica regional o global, lo que podría afectar a nuestras operaciones y resultados financieros". No obstante, Santander señala la incertidumbre que existe acerca del impacto real en su negocio y que dependerá de la evolución del virus.

"La medida en que nuestros resultados se verán impactados por el coronavirus dependerá de los desarrollos futuros, que son altamente inciertos y no se pueden predecir, incluida la nueva información que pueda surgir sobre la gravedad del brote y las acciones para contener el virus o tratar su impacto, entre otras cuestiones", concluye el informe. Esta misma advertencia la ha incluido en los informes anuales de las filiales de Santander de Brasil y Chile registrados ante la SEC.

BBVA incluyó entre los riesgos económicos “el impacto de la enfermedad del coronavirus (Covid-19) que puede afectar negativamente, entre otros asuntos, a la producción industrial, las cadenas de suministro, los viajes y el turismo, la confianza de los inversores y el gasto de los consumidores”.

Hasta ahora los bancos españoles han aplicado medidas para prevenir el contagio entre los trabajadores, clientes e intermediarios. Recientemente, BBVA y Bankia aplicaron medidas de teletrabajo para 100 y 80 trabajadores, respectivamente, al haber detectado un contagio entre sus empleados. No obstante, las entidades nacionales no habían cuantificado ni señalado los riesgos que podría tener el desarrollo del brote para sus negocios.

El  Banco Central Europeo (BCE) ya había enviado una carta a las entidades que están bajo su supervisión en la que pedía información sobre sus planes para continuar operando con normalidad en caso de que el coronavirus llega a convertirse en una pandemia. Entre las medidas adoptadas por el BCE se encuentra la restricción de viajes no esenciales para sus trabajadores hasta el 20 de abril, o la supresión de conferencias.

De forma genérica el supervisor pide a los bancos que cuenten con programas para hacer frente a situaciones de riesgos especiales, como pueden ser ciberataques que revistan gravedad o pandemias, para no provocar un colapso del sistema financiero. A raíz del coronavirus, el BCE ha requerido información a las entidades para que garanticen que podrán seguir realizando tareas como proporcionar atención a los clientes, desempeñar sus operaciones bancarias o que el banco pueda operar a través del teletrabajo si traslada de forma masiva a su plantilla de la oficina a su casa.

Normas
Entra en El País para participar