La Fiscalía pide 32 años de cárcel para Ana Duato y 27 para Imanol Arias por delito fiscal

Anticorrupción pide a la Audiencia Nacional que condene a los actores de Cuéntame y casi tres decenas de personas más por delitos contra la Hacienda Pública

El actor Imanol Arias.
El actor Imanol Arias.

La Fiscalía Anticorrupción remitió el viernes a la Audiencia Nacional su escrito de acusaciones en el llamado caso Nummaria, que incluye la petición de 32 años de cárcel para Ana Duato y otros 27 para Imanol Arias, los célebres actores protagonistas de la serie Cuéntame cómo pasó. Anticorrupción considera a ambos culpables de varios delitos contra la Hacienda Pública por utilizar una red de sociedades creadas por el despacho de abogados que da nombre al caso para eludir el pago de impuestos. El caso será clave como precedente sobre la responsabilidad en el presunto fraude de dichos asesores.

De hecho, la mayor pena solicitada está dirigida al responsable del despacho Nummaria, el abogado Fernando Peña, para quien la Fiscalía pide 300 años de prisión por haber “prestado su asesoramiento para que sus clientes pudieran defraudar a la Hacienda Pública o a terceras personas en otras muchas ocasiones”.

En total, el escrito de la Fiscalía solicita la apertura de juicio oral contra 31 imputados así como para cuatro sociedades como responsables civiles de los delitos apuntados.

“Una parte muy importante de los clientes del despacho Nummaria ha utilizado estructuras societarias opacas diseñadas por este con el fin de evitar la tributación que hubiera correspondido en España por la obtención de rentas provenientes de todo tipo de negocios situados en nuestro país; así como para la realización de otras actividades ilícitas”, recoge el documento remitido por Anticorrupción al Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional.

“El despacho no solo diseñaba las operaciones de fraude fiscal y de ocultación de patrimonios de sus clientes, sino que ponía a su disposición las sociedades instrumentales necesarias para llevar a cabo el mismo y el personal del despacho elaboraba las actas de las reuniones y contratos de las distintas sociedades e incluso su contabilidad para evitar errores que permitieran la detección del fraude”, dice la Fiscalía, apuntando a que también tenían a personal al cargo de sociedades “offshore”. “En definitiva, desde el despacho se llevaba un control exhaustivo, periodo a periodo, de cada operación de fraude diseñada”, concluye.

En el caso de Arias, Anticorrupción le acusa seis fraudes al fisco que incluyen ceder sus derechos de imagen a sociedades instrumentales estableciendo “una retribución para el actor por un importe muy inferior” al recibido por su papel, “en forma de renta vitalicia”, a fin de evitar el pago de impuestos correspondiente a sus ingresos reales. Habría defraudado 2,7 millones entre 2009 y 2015 de los que hasta ahora habría devuelto 2,3, recoge Efe.

Duato, por su parte, está acusada de siete delitos contra las arcas públicas junto a su marido, productor de la serie Cuéntame cómo pasó, al que la Fiscalía pide 18 años de cárcel. Se estima que la actriz defraudó 1,9 millones entre 2010 y 2017, habiendo devuelto ya 838.000 euros, también gracias a la cesión de derechos de imagen a sociedades instrumentales. 

A falta de ver la decisión de la Audiencia Nacional sobre el presunto fraude fiscal cometido por clientes del despacho Nummaria, el caso suscita ya un enorme interés sobre el colectivo de abogados y asesores fiscales por el precedente que puede suponer sobre su responsabilidad en este tipo de delitos. Aunque el uso de sociedades instrumentales para eludir el pago de impuestos, a través por ejemplo de la cesión de derechos de imagen, es una de las prácticas más perseguidas por Hacienda, hasta la fecha el grueso de casos han dejado fuera a los abogados y asesores que ayudaron a diseñar dichas firmas. El propio Supremo echó en falta juzgar al asesor de Leo Messi, mientras que el de Xabi Alonso, que sí lo fue, ha sido absuelto de momento.

Normas
Entra en El País para participar